AFP internacional

Soldados alemanes de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de la ONU en Malí (MINUSMA) caminan cerca de un vehículo blindado nigeriano en un sitio de acantonamiento en Fafa, a 165 km de Gao (Mali), el 26 de abril de 2017.

(afp_tickers)

Empleados malienses del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) fueron liberados al cabo de casi 24 horas tras ser secuestrados el domingo por la noche en la región de Mopti (centro) por presuntos yihadistas, según fuentes concordantes.

"Los cuatro trabajadores malienses del CICR fueron liberados el lunes por la tarde por sus secuestradores. No hubo contrapartida. Están todos bien", afirmó a la AFP un representante de la región, que no reveló su identidad.

"El hecho de ser originarios de la región probablemente facilitó su liberación", dijo otro representante que les vio a continuación.

"Nuestros compañeros en la región de Mopti acaban de ser liberados sin condiciones. Gracias a todos los que nos apoyaron para lograrlo", anunció la delegación del CICR en su cuenta de Twitter poco después de las 20H00 (locales y GMT).

"El domingo por la noche, cinco trabajadores malienses del CICR fueron secuestrados en Toguere Coumbe por hombres armados. La mujer del grupo fue liberada inmediatamente. Los otros fueron con sus secuestradores, que son probablemente islamista", indicó anteriormente a la AFP una fuente de seguridad maliense.

Según una fuente de seguridad extranjera en el norte de Malí, "los autores del secuestro, a priori, son hombres que se identifican con un extremismo religioso".

Este secuestro se produce cuando el CICR anunció el viernes la reanudación de sus actividades en la región de Kidal (noreste), feudo de la exrebelión predominantemente tuareg, interrumpidas durante más de dos semanas por razones de seguridad tras un robo.

El norte de Malí cayó en los meses de marzo y abril de 2012 bajo los grupos yihadistas ligados a Al Qaida aprovechando la derrota del ejército frente a la rebelión, aliada en un principio a estos grupos.

Los yihadistas fueron expulsados en gran medida por una intervención militar internacional lanzada en enero de 2013, que continúa actualmente. Pero muchas zonas están aún fuera del control de las fuerzas malienses, francesas y de la ONU, a menudo objeto de ataques.

AFP

 AFP internacional