Los miles de yihadistas del grupo Estado Islámico detenidos por las fuerzas kurdas en Siria son un verdadero quebradero de cabeza para la comunidad internacional, incluso después de la muerte del líder de la organización Abu Bakr al-Bagdadi.

La ofensiva turca contra las fuerzas kurdas en el norte de Siria también había provocado una gran preocupación en la comunidad internacional, temerosa de ver a miles de combatientes yihadistas aprovechar el caos y huir de estas cárceles vigiladas por los kurdos.

El destino de estos prisioneros sigue siendo una delicada cuestión diplomática y de seguridad, pese al alto el fuego logrado en Siria la pasada semana con mediación rusa.

Esto es lo que se sabe sobre estos detenidos:

- ¿Cuántos son? -

Según la administración kurda, hay unos 12.000 presuntos combatientes del EI custodiados por sus fuerzas de seguridad en el noreste de Siria.

La inmensa mayoría de ellos son iraquíes y sirios y habría otros 2.500 de más de 50 nacionalidades distintas. Se cree que el mayor contingente proviene de Túnez. También habría entre 60 y 70 franceses.

- ¿Dónde están detenidos? -

Los combatientes, capturados sobre todo en el marco de operaciones de las fuerzas kurdas, apoyadas por la coalición internacional contra los yihadistas liderada por Estados Unidos, se encuentran en al menos siete instalaciones diferentes.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) lideradas por las milicias kurdas no han revelado los lugares exactos de detención, pero algunos son conocidos, como Roj, Dashisha, Jerkin, Navkur y Derik.

Los niveles de seguridad en algunas de estas instalaciones son considerados insuficientes: "sólo son edificios" apenas fortificados, indicó un alto funcionario.

- Riesgos de evasión -

Después de la muerte de Bagdadi, el domingo, el comandante de las FDS, Mazlum Abdi, advirtió de que los combatientes del EI podrían intentar vengarse.

"Todo es posible, incluyendo un ataque en las prisiones", dijo.

Su alerta se produce después de que decenas de prisioneros del EI se escaparon durante la ofensiva turca en el norte de Siria.

La semana pasada, el enviado especial de Washington en Siria, James Jeffrey dijo en el Congreso que "unos 100" prisioneros del EI se habían escapado de estas prisiones y que podría haber habido otras fugas de las que no se han tenido noticias.

El viernes, el secretario de Estado norteamericano de Defensa, Mark Esper, dijo que las fuerzas kurdas habían conseguido atrapar a decenas de prisioneros del EI que se habían escapado durante la ofensiva turca.

Abandonadas por Washington, las FDS advirtieron durante meses a sus aliados de la coalición antiyihadista que si tenían que movilizarse contra una amenaza turca, vigilar a los prisioneros extranjeros se convertiría en "una tarea secundaria".

- Traslados -

La invasión turca provocó una cierta urgencia por encontrar una futura solución para estos prisioneros, que los kurdos no podrán custodiar por mucho más tiempo y aún menos juzgar.

Los gobiernos europeos, conscientes del riesgo de atentados, no ocultan su preocupación ante la posibilidad de que los kurdos ya no puedan seguir vigilando a estos prisoneros. Pero también se han mostrado reacios a repatriar a los presos que tienen pasaporte europeo debido al rechazo popular que generaría.

Algunos gobiernos, como el francés, están evaluando la posibilidad de trasladar a sus ciudadanos al vecino Irak, donde podrían ser juzgados.

Anticipándose al riesgo de fugas, Estados Unidos "tomó bajo su control a dos miembros importantes del EI en cuanto estalló la ofensiva turca y los llevó "fuera de Siria", seguramente a Irak.

- Familias del EI -

Miles de padres, esposas e hijos de los milicianos del EI están detenidos en otras instalaciones, como el terrible campamento de Al Hol, donde unas 70.000 personas --en su mayoría sirios e iraquíes, pero también franceses, belgas o alemanes-- se encuentran hacinadas.

Sus custodios deben hacer frente diariamente a enfrentamientos e intentos de fuga.

Otra instalación para familiares de prisioneros del EI, en medio del campo de batalla actual, es el de Aín Issa, de donde recientemente se fugaron unas 800 personas, según las autoridades kurdas.

Algunas de ellos habrían regresado al campamento, pero otros pasaron al lado turco de la línea del frente y probablemente se han unido a células del EI que operan en la región.

- ¿Resurgimiento? -

El repliegue de las FDS fuera de las infraestructuras de detención creará un vacío de seguridad, que el EI podría aprovechar en toda la región.

En los meses pasados, se registró un aumento de los ataques de células durmientes del EI, que nunca dejaron de estar activas después de que el grupo yihadista perdiera el último bastión de su "califato", en marzo pasado.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes