Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer y una chica con una camiseta de la cantante estadounidense Ariana Grande salen de un hotel en Mánchester (Reino Unido), el 23 de mayo de 2017, un día después del atentado suicida en el estadio Manchester Arena

(afp_tickers)

Un atentado suicida, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) causó al menos 22 muertos, entre ellos menores de edad, y 59 heridos el lunes por la noche tras un concierto pop en Mánchester (noroeste de Inglaterra).

Esto es lo que se sabe del ataque más sangriento que ha golpeado al país desde 2005.

- Un atentado suicida -

Según la policía de Mánchester, una poderosa explosión se produjo en el vestíbulo del Manchester Arena, un recinto con capacidad para 21.000 personas, hacia las 21H30 locales (y GMT), cuando finalizaba el concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

El atentado fue cometido por un hombre que hizo estallar artefactos "improvisados", precisó Ian Hopkins, comisario en Mánchester.

El sospechoso fue identificado por la policía como Salman Abedi, de 22 años, e investiga "si actuó solo o si recibió el apoyo de una red".

Según medios de prensa británicos, nació en Mánchester en 1994 de padres libios, que habían huido de su país para escapar al régimen de Muamar Gadafi. Según el Daily Telegraph, era el tercero de cuatro hijos.

El Estado Islámico (EI) reivindicó, a través de uno de sus canales habituales en las redes sociales, que "uno de los soldados del califato colocó bombas entre la muchedumbre" durante el concierto. El grupo yihadista amenaza también con otros ataques.

Entre las víctimas mortales hay un niña de ocho años. Numerosos niños y adolescentes asistían al concierto de la artista estadounidense. La explosión provocó pánico en la sala pero también en el exterior, donde los padres esperaban la salida de sus hijos.

- 'Horrible ataque terrorista' -

La primera ministra Theresa May denunció "un horrible atentado terrorista".

La policía informó también de la detención de un joven de 23 años en el sur de Mánchester relacionado con el caso.

May y su rival laborista Jeremy Corbyn decidieron "suspender hasta nueva orden" su campaña electoral ante las elecciones legislativas del 8 de junio.

Este es el atentado más sangriento en Reino Unido desde hace doce años. El 7 de julio de 2005 cuatro atentados suicidas coordinados a la misma hora en momentos de gran afluencia en tres ramas del metro y un autobús de Londres provocaron 52 muertos y unos 700 heridos en los transportes de la capital. Los cuatro kamikazes murieron.

Hace dos meses exactos, el 22 de marzo, cinco personas murieron en Londres cuando un hombre embistió con su coche a los transeúntes que paseaban cerca del Parlamento.

El atacante, Khalid Masood, de 52 años, un ciudadano británico convertido al islam, fue abatido por la policía. El ataque también fue reivindicado por el EI.

- Las reacciones -

Los testigos del atentado en Mánchester afirman que escucharon estruendos, vieron destellos y que después se formó una nube de humo, extendiéndose el pánico mientras el público intentaba salir del lugar. A la entrada del recinto se apostaban los padres que habían ido a recoger a sus hijos tras el concierto.

"Había cuerpos por todas partes" explicó al diario The Guardian Elema Semino, que esperaba a su hija de 17 años en la taquilla de venta, y que también resultó herida.

Ariana Grande declaró estar "destrozada" tras el atentado. "Destrozada. Desde el fondo de mi corazón, lo siento tanto. No tengo palabras", dijo en Twitter la cantante.

Varios mensajes de solidaridad fueron enviados de alcaldes de ciudades golpeadas por atentados, como el de Londres, Sadiq Khan, y en Francia de los alcaldes de París, Anne Hidalgo, y Niza, Christian Estrosi.

El presidente estadounidense Donald Trump, luego de reunirse este martes con el líder palestino Mahmud Abas en Belén (Cisjordania), expresó su dolor por "tanta gente joven, bella e inocente que vivía y disfrutaba de su vida, asesinada por perdedores maléficos".

El primer ministro canadiense Justin Trudeau habló de "horror", el presidente francés expresó también su "horror y consternación" mientras que la canciller alemana Angela Merkel manifestó su "tristeza".

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu condenó "con fuerza" el atentado, y el presidente ruso Vladimir Putin se declaró dispuesto a "desarrollar la lucha antiterrorista" con Londres.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP