Navigation

Los BRICS intentan ampliar su acercamiento a Sudamérica

Los presidentes chino, Xi Jinping (i), y sudafricano, Jacob Zuma, se estrechan la mano en la Cumbre de los BRICS, en Fortaleza, el 15 de julio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 julio 2014 - 08:04
(AFP)

Los líderes de las potencias emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se reúnen este miércoles con los presidentes sudamericanos, en un acercamiento a una región productora de alimentos y materias primas, rica en petróleo y gas y tradicionalmente crítica con la hegemonía estadounidense y europea en la arena global.

La reunión de las cinco naciones emergentes con los países de Sudamérica tien como objetivo ampliar la relación de los BRICS con países en desarrollo, a imagen de la organizada el año pasado en Sudáfrica, cuando varios mandatarios africanos fueron invitados a la cumbre del grupo, explicó el subsecretario político del ministerio de Relaciones Exteriores brasileño, José Alfredo Graça Lima.

"Brasil, como los otros países de los BRICS, pueden mostrar liderazgo en sus regiones, pero al mismo tiempo tienen que responder a sus vecinos cómo ese liderazgo les puede beneficiar", estimó a la AFP Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas. "Es una oportunidad para Brasil de mostrar que no sólo le da importancia a los BRICS, sino que apuesta por la integración y los beneficios para la región", completó.

Los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Rusia, Vladimir Putin; China, Xi Jinping, y Sudáfrica, Jacob Zuma; además del primer ministro de India, Narendra Modi, se reunirán con un gran número de presidentes sudamericanos, entre estos los de Venezuela, Nicolás Maduro; Ecuador, Rafael Correa; Chile, Michelle Bachelet; Argentina, Cristina Kirchner; y Colombia, Juan Manuel Santos.

Los BRICS celebraron su cumbre anual el martes en Fortaleza (noreste de Brasil), donde aprobaron la creación de un Nuevo Banco de Desarrollo, con un capital de 50.000 millones de dólares para financiar infraestructuras. La nueva institución pretende cubrir una falta de disponibilidad de financiación internacional para esas obras, vitales para los países en desarrollo, con grandes deficiencias en esa área.

Los BRICS también aprobaron un acuerdo que pone a disposición 100.000 millones de dólares de sus reservas internacionales en caso de crisis en alguno de los países del grupo. "Tendremos una mirada generosa con los países en desarrollo", dijo Rousseff al ser consultada sobre si esas instituciones podrían ayudar a países en desarrollo, como Argentina, aunque afirmó que todavía no se ha definido cómo funcionarían los préstamos a países fuera del bloque BRICS.

El portavoz del gobierno argentino, Jorge Capitanich, elogió la creación del banco. "Necesitamos bancos de desarrollo que se erijan como herramientas para el financiamiento de obras de infraestructura, para aumentar competitividad, no los bancos de desarrollo como herramienta extorsiva de los países más desarrollados", dijo.

- Inversiones en infraestructuras -

Uno de los grandes desafíos del mundo en desarrollo hoy es poner al día su infrastructuras: son grandes obras, como carreteras, ferrovías, hidroeléctricas, puertos.

El presidente Putin destacó, en una entrevista con Prensa Latina, que Rusia está interesada "en crear alianzas plenas, tecnológicas" con América Latina, en los sectores de petróleo y gas, hidroenergía y energía nuclear, construcción de aviones y biofarmacéutica.

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, explicó en Brasilia, durante una visita preparatoria a finales de abril, que China pretende invertir más en la región, principalmente en infraestructuras, y aseguró que esas inversiones tienen un gran potencial de crecer, ya que alcanzaron el año pasado apenas 16.500 millones de dólares en esa región, de los 90.000 que China invirtió en el exterior.

China compite con Estados Unidos por el liderazgo comercial en la región. Es el segundo socio comercial de numerosos países y el primero de Brasil desde hace cinco años.

El jueves, un día después de la reunión de los sudamericanos y los BRICS, también en Brasilia, se lanzará el foro China-América Latina, donde se espera la presencia del presidente cubano, Raúl Castro, miembro del cuarteto que lidera la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC).

Putin llega a la región, donde puede conseguir apoyo, aislado en la escena internacional y del G8 por la crisis de Ucrania. Kiev, Estados Unidos y Europa acusan a Moscú de armar y financiar a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, que mantienen sangrientos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad ucranianas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.