Navigation

Los candidatos alternativos a la Comisión Europea superan el primer corte

Thierry Breton, entonces presidente del grupo de servicios informáticos Atos, en una fábrica en Angers el 19 de septiembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 12 noviembre 2019 - 17:21
(AFP)

Los nuevos candidatos a comisario de Francia, Hungría y Rumanía superaron este martes el primer trámite en la Eurocámara, que desestimó eventuales conflictos de interés para formar parte de la futura Comisión de Ursula von der Leyen.

"La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo dio su visto bueno a que los tres nuevos comisarios propuestos celebren sus audiencias el jueves", anunció el portavoz de la institución, Jaume Duch. La nueva Comisión espera entrar en funciones el 1 de diciembre.

El francés Thierry Breton, la rumana Adina Valean y el húngaro Oliver Varhelyi podrán así defender sus competencias para el cargo de responsables de Mercado Interior, Transportes y Negociaciones de Ampliación, respectivamente.

Breton, que aspira al sillón correspondiente a Francia después que la anterior candidata Sylvie Goulard no lograra convencer a los eurodiputados sobre su idoneidad e integridad, superó el primer corte por un solo voto, el único seriamente cuestionado.

La votación sobre el ex ministro francés de Economía, que a continuación presidió el grupo de servicios informáticos Atos durante 11 años, se saldó con 12 votos a favor frente a 11 en contra.

El candidato del mandatario galo, Emmanuel Macron, que también dirigió en el pasado Thomson y France Télécom, contó con el apoyo de los eurodiputados liberales y del Partido Popular Europeo (derecha), según varias fuentes.

La eurodiputada izquierdista Manon Aubry se dijo "disgustada" por el resultado, asegurando que su grupo, así como ecologistas y socialistas, abogaba por que Breton aportara aclaraciones adicionales sobre su declaración de interés.

"Acabo de perder la primera manga contra Thierry Breton (...) Segunda manga el jueves", tuiteó por su parte el eurodiputado ultraderechista Gilles Lebreton, criticando que no se viera un conflicto de interés en su gestión de Atos.

Para evitar eventuales sospechas, el francés ya anunció que cedió todas sus acciones en su antigua empresa, que abandonó el 31 de octubre, así como en su ex filial Worldline, valoradas en unos 46 millones de euros brutos en total.

Breton también abandonó los cargos que ejercía en el seno de los consejos de administración de Worldline, Carrefour, del operador de telefonía senegalés Sonatel y de una filial francesa de Bank of America.

El empresario aspira a dirigir una cartera que abarca desde la política industrial al mercado interior, pasando por el sector digital, el desarrollo militar y el espacio, así como la inteligencia artificial y la ciberseguridad, dos asuntos en los que trabaja Atos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.