Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatientes del movimiento separatista de Yemen del sur patrullan en las calles de Adén el 28 de enero de 2018

(afp_tickers)

La gran ciudad de Adén, en el sur de Yemen, fue teatro este lunes por segundo día consecutivo de violentos combates entre las fuerzas separatistas y gubernamentales, que dejaron 36 muertos en dos días.

Los combates con tanques y artillería que estallaron el domingo entre los separatistas del sur, partidarios de la independencia, y el Gobierno del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, agregan una nueva dimensión a un conflicto que comenzó hace tres años en este país pobre de la península Arábiga.

"Los enfrentamientos dejaron 36 muertos y 185 heridos en dos días", indicó la noche del lunes el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Twitter. Un balance anterior de fuentes de seguridad daba cuenta de 24 muertos, entre civiles y combatientes.

El movimiento secesionista del sur de Yemen, que era un Estado independiente antes de su fusión con el Norte en 1990, es muy poderoso.

Hasta mayo de 2017 era aliado del presidente Hadi -respaldado por una coalición encabezada por Arabia Saudita- que estableció su gobierno en Adén tras su expulsión de la capital Saná por los rebeldes hutíes -apoyados por Irán- en 2014. Habi está ahora refugiado en Arabia Saudita.

La alianza del gobierno con los separatistas del sur comenzó a complicarse en abril, cuando Hadi destituyó al exgobernador de Adén Aidarus al Zubaidi, quien al mes siguiente formó un Consejo de Transición del Sur, autoridad paralela controlada por los secesionistas.

La semana pasada ese consejo fijó un ultimátum a Hadi, a quien le exige la destitución del primer ministro Ahmed ben Dagher y "cambios en el gobierno", acusado de corrupción.

El ultimátum expiró el domingo y ese día estallaron enfrentamientos en la ciudad entre las milicias separatistas y unidades del gobierno. Los separatistas tomaron el control de la sede provisoria del gobierno y otras instalaciones, según fuentes militares.

La noche del lunes, los combates se intensificaron, según fuentes de seguridad. Las fuerzas separatistas estaban a apenas un kilómetro del palacio presidencial y habrían tomado el control de dos campos militares al norte del aeropuerto.

La coalición militar dirigida por Arabia Saudita llamó a negociaciones este lunes.

Su portavoz, el coronel saudita Turki al Maliki, pidió a los separatistas que "hablen con el gobierno legítimo", y a este le pidió "examinar las demandas del movimiento social y político" representado por los separatistas.

- Refuerzos -

En un tuit, el mediador de la ONU en Yemen, Ismaïl Ould Cheikh Ahmed, pidió a todas las partes "regresar a la calma y al diálogo", y agregó que la ONU sigue dispuesta "a ayudar para solucionar los diferendos".

El emisario debe dejar sus funciones en febrero y fue incapaz de alcanzar un alto el fuego duradero o una solución desde que comenzó el conflicto, en 2015.

El lunes, fuentes de seguridad indicaron a la AFP que los separatistas enviaban refuerzos a Adén desde las provincias de Abyan (sur) y Marib (centro).

En Abyan, sus fuerzas se enfrentaron con unidades gubernamentales pero lograron continuar avanzando hacia Adén, precisaron las fuentes de seguridad.

En medio de los disparos de los carros de combate y de piezas de artillería pesada, Adén estaba totalmente paralizada. Las calles estaban desiertas en numerosos barrios, según un camarógrafo de la AFP que confirmó el uso de carros de combate por parte de las partes beligerantes. La mayoría de escuelas y tiendas estaba cerrada.

La ONU declaró en un comunicado que el aeropuerto y el puerto de Adén estaban cerrados "hasta nueva orden".

Según responsables militares, los separatistas capturaron a 210 soldados pero liberaron luego a 70 tras mediaciones tribales. Las fuerzas de Hadi capturaron a unos 30 separatistas.

La agencia gubernamental Saba indicó que el primer ministro se reunió el domingo por la noche con otros miembros de su gabinete para discutir "la situación militar y los actos de sabotaje contra instalaciones gubernamentales". La agencia agregó que el gobierno condena "a los fuera de la ley representados por el Consejo".

Una coalición árabe liderada por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos interviene en Yemen desde marzo de 2015 en apoyo al gobierno.

En Adén están presentes soldados sauditas y emiratíes, pero hasta ahora no han intervenido en el conflicto entre los separatistas y el gobierno.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP