Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestantes sostienen una pancarta en la que se lee "Por la dignidad. Contra la corrupción", en Burgos, España, el 29 de noviembre de 2014

(afp_tickers)

Una mayoría de europeos piensa que su país está en declive, lo que alimenta la desconfianza en los partidos políticos y las instituciones internacionales, así como el populismo, informa un estudio realizado en los cinco países más grandes de Europa.

En Italia, el 73% de los encuestados cree que su país está en declive, un 69% en España, el 67% en Francia, el 57% en el Reino Unido y el 47% en Alemania, según un estudio realizado en octubre y noviembre 2016 por Ipsos Global Advisor, y publicado este lunes.

Una mayoría de los franceses (el 61%), italianos (el 60%) y españoles (el 56%) creen que su generación tiene una vida peor que la de sus padres, una visión compartida por el 44% de los alemanes y el 43 % de los británicos.

Como resultado, los europeos tienen poca o ninguna confianza en su gobierno, como el 89% de los españoles, el 80% de los italianos, el 77% de los franceses, el 70% de los alemanes y el 66% de los británicos.

Es en España donde la desconfianza en las instituciones internacionales es la más alta (77%), pero también es muy fuerte en Francia (65%) e Italia (64%).

Estas actitudes alimentan el populismo. Según el estudio, con la excepción de Alemania (34%), la mayoría de los encuestados cree que su país necesita un líder fuerte para retomar el poder de manos de los poderosos (el 72% en España, el 70% en Francia y el 67% en Italia y el Reino Unido).

Para mejorar la situación del país, el 80% de los franceses dicen que votarían por "un líder dispuesto a cambiar las reglas del juego".

En España, el 62% de los encuestados dice incluso que es probable que voten por un partido o un dirigente dispuesto a "cambiar radicalmente el 'statu quo."

El 52% de los españoles y el 51% de los franceses están dispuestos a votar por un partido cuyo líder dice lo que piensa, incluso si implica que con ello ofenda a algunos.

AFP