Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, porta una carpeta a su llegada a la nueva ronda de negociaciones sobre la paz en esta región, el 16 de mayo de 2017 en Ginebra

(afp_tickers)

Entre los numerosos trabajadores que enfrentan recortes de sueldo, el personal de Naciones Unidas en Ginebra seguramente no se granjeará muchas simpatías, pues son los funcionarios con los contratos mejor pagados del mundo.

Su salario libre de impuestos a menudo se completa con múltiples ventajas, como ayudas para la vivienda, cobertura médica, o para la pareja y los hijos, incluyendo becas escolares y universitarias que cubren el 75% de los gastos hasta la graduación.

Así, un empleado con tres hijos y una experiencia de diez años en la ONU puede recibir 147.000 dólares (132.000 euros) anuales, prestaciones incluidas.

La reducción del 7,5% del sueldo, que debe entrar en vigor en agosto, para los empleados de la ONU en Ginebra ha desatado una firme oposición y ha planteado interrogantes más amplios sobre el futuro de la ONU, en un contexto de presiones financieras crecientes.

Incluso antes de la llegada al poder del presidente estadounidense, Donald Trump, los donantes importantes habían pedido a la ONU que se apretara el cinturón.

Estados Unidos contribuye con aproximadamente un cuarto de los gastos de la ONU, pero Trump, muy crítico con la organización, ha propuesto una reducción importante de las ayudas al extranjero.

Algunos de los que se oponen a la bajada de salarios en Ginebra consideran que la geopolítica ha influido probablemente en esta decisión.

"Creo que quizá se trata de una anticipación de los recortes provenientes de Estados Unidos y quizá de una voluntad de mostrar al Congreso estadounidense que (la ONU) ha escuchado algunas de las críticas", comentó Edward Patrick Flaherty, abogado en Ginebra especializado en procesos contra organizaciones internacionales como Naciones Unidas.

Flaherty, que señaló que no defendería al personal si se llevaba el caso ante un tribunal, sugirió a la ONU que malgaste menos en lugar de recortar los sueldos de sus empleados.

- Pérdida de un mes de salario -

Fue la Comisión de la Función Pública Internacional, un órgano nombrado por la Asamblea General de la ONU para gestionar al personal de la organización, quien recomendó que se disminuyeran los sueldos.

La Comisión consideró que, si bien Ginebra es una ciudad extremadamente cara, el ajuste del costo de vida del que se benefician los trabajadores de la ONU en la misma es excesivo e injusto respecto a otras oficinas de Naciones Unidas en el resto del mundo.

Los sindicatos rechazaron este argumento y plantearon varios métodos de acción, incluyendo la huelga.

"Hablamos de casi un mes (de salario perdido) en una de las ciudades más caras del mundo", declaró Ian Richards, que dirige el sindicato del personal de la ONU en Ginebra.

Como Flaherty, opina que, más que la ONU, fueron algunos Estados miembros quienes solicitaron un recorte de los sueldos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, con base en Nueva York; el jefe de la ONU en Ginebra, Michael Moller, y los responsables de todas las agencias con sede en Suiza se opusieron a la medida.

Guterres, que asumió sus funciones en enero, prometió una gran reforma de la ONU, pero todavía no ha revelado sus planes.

Cuando dirigía la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en Ginebra, Guterres ahorró dinero desplazando a parte del personal administrativo a Budapest.

Pero, según Flaherty, los recién contratados podrían no beneficiarse de las mismas ventajas que sus predecesores. "Para ellos, pueden decir que 'los días felices se han terminado'", destacó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP