Los hijos del periodista saudita Jamal Khashoggi aseguraron este viernes que perdonaban a los asesinos de su padre, un anuncio que debería permitir a los acusados evitar la pena de muerte.

Khashoggi, primero cercano al régimen saudita y luego muy crítico, fue asesinado y su cuerpo fue desmembrado el 2 de octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Turquía), donde había ido a recuperar un documento.

"Nosotros, los hijos del mártir Jamal Khashoggi, anunciamos que perdonamos a los que mataron a nuestro padre", escribió en Twitter Salah Khashoggi, el hijo mayor del excolaborador del diario estadounidense Washington Post.

Las autoridades sauditas no reaccionaron públicamente a este anuncio de Salah Khashoggi, que sigue viviendo en Arabia Saudita y siempre negó cualquier acuerdo financiero con el poder.

"Esto significa principalmente que los asesinos evitarán la pena capital porque es un derecho que tiene la familia [según la sharía, la ley islámica] a través del perdón", dijo en Twitter Ali Shihabi, autor y analista saudita cercano al gobierno.

"Según la sharía aplicada en Arabia Saudita, los asesinos no serán ejecutados", dijo por su parte el analista Nabeel Nowairah en Twitter.

Hasta ahora, Salah Khashoggi, uno de los cuatro hijos del periodista, había dicho tener "plena confianza" en el sistema judicial saudita y criticó a los opositores que, según él, querían aprovecharse del caso.

En abril de 2019, el Washington Post aseguró que los hijos del periodista asesinado, incluido Salah, habían recibido casas de varios millones de dólares y pagos de miles de dólares mensuales por parte de las autoridades.

La familia lo desmintió.

- "Parodia de justicia" -

La relatora especial de la ONU sobre condenas extrajudiciales, Agnès Callamard, criticó la decisión de los hijos de Khashoggi en un comunicado, y afirmó que se trataba del "acto final de la bien ensayada parodia de justicia [por parte de Arabia Saudita] frente a una comunidad internacional demasiado dispuesta a que la engañen".

Tras el juicio opaco en Arabia Saudita, cinco sauditas fueron condenados a muerte y otros tres a penas de prisión por el asesinato. Once personas habían sido inculpadas en total.

El veredicto pronunciado en diciembre llegó cuando el país se esforzaba a nivel diplomático para cerrar la crisis y mejorar su imagen, antes de una cumbre del G20 prevista en Riad este año.

Según Turquía, Khashoggi fue estrangulado y su cuerpo fue después desmembrado durante una misión operada por un equipo de quince personas.

Los restos del periodista de 59 años nunca fueron encontrados.

Tras haber negado el asesinato y luego dar varias versiones contradictorias, las autoridades de Riad afirmaron que fue cometido por agentes sauditas que actuaron solos y sin orden de los altos dirigentes.

El príncipe heredero Mohamed bin Salmán fue designado por los responsables turcos y estadounidenses como el autor intelectual del crimen. Más tarde dijo asumir su responsabilidad en el asesinato en calidad de dirigente pero negó haber estado al corriente.

- "Pruebas insuficientes" -

En Turquía, la pareja de Khashoggi, Hatice Cengiz, aseguró sin embargo que "nadie tiene derecho a perdonar a los asesinos".

"La trampa que le tendieron y su asesinato odioso no tienen plazo de prescripción y nadie tiene derecho a perdonar a los asesinos. No pararemos hasta que se haga justicia por Jamal", escribió en Twitter.

En marzo la justicia turca decidió lanzar un proceso contra 22 personas, dos de ellas cercanas a Mohamed bin Salmán, el exconsejero Saud Al Qahtani y el ex número dos de inteligencia, el general Ahmed Al Asiri, consideradas como patrocinadores del asesinato.

El primero está siendo investigado pero no inculpado "a causa de pruebas insuficientes" y el segundo, acusado, fue exculpado por los mismos motivos, según la fiscalía saudita.

Los dos hombres fueron oficialmente expulsados del círculo político del príncipe heredero.

Desde la llegada al poder del príncipe, Arabia Saudita aumentó la represión contra las voces críticas, sobre todo las de los defensores de los derechos humanos.

En Twitter, Alia Al Hathlul, hermana de la activista Lujain Al Hathlul, detenida por tener contactos con medios, diplomáticos y oenegés, reaccionó al anuncio del hijo de Khashoggi. "Perdonar no significa exonerar al autor" del crimen, aseguró.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Contenido externo

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes