Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de una brigada forestal observan desde el borde de un acantilado después de un incendio en un bosque cerca del pueblo de Santa Eugenia, en Alijo, el 18 de julio de 2017.

(afp_tickers)

Tras semanas de calma, varios incendios forestales se declararon este domingo en el centro de Portugal, donde más de 2.300 bomberos trataban de frenar el avance de las llamas.

"El viento sopla fuerte y complica la lucha contra los incendios que podrían prolongarse", declaró por la noche una portavoz de protección civil, Patricia Gaspar, que pidió a la población que mantuviera la calma.

El incendio más importante se propagaba en torno al municipio de Serta, en la región de Castelo Branco, donde más de 800 bomberos intentaban contenerlo.

Los habitantes ayudaban a los servicios de emergencia, intentando apagar las llamas con mangueras, según imágenes difundidas por las televisiones portuguesas.

Cerca de 600 soldados fueron movilizados para sofocar otro incendio, declarado el domingo por la tarde cerca de Coímbra en una zona de eucaliptos, unos árboles altamente inflamables.

Dos pueblos de la zona de Portalegre, Areia y Outeiro Cimeiro, se hallaban bajo la amenaza de un fuego que avanzaba desde dos frentes distintos.

A mediados de junio, un gigantesco incendio en Pedrogao Grande causó 64 muertos y más de 200 heridos, propagándose por el centro del país durante cinco días, antes de ser apagado. Trece de los heridos en aquel incendio seguían hospitalizados este domingo.

Tras ese fuego, Portugal adoptó una amplia reforma de los bosques para reducir el número de eucaliptos, un árbol muy presente en su territorio.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP