Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un combatiente del autoproclamado Ejército Nacional Libio (ENL) dispara contra una posición yihadista en un distrito de la ciudad costera de Bengasi, el 26 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Los dos principales protagonistas del conflicto en Libia convinieron en su encuentro en Abu Dabi obrar para solucionar la crisis, pero no hicieron anuncios de medidas concretas, según comunicados separados publicados este miércoles.

Fayez al Sarraj, jefe del Gobierno de Unión Nacional (GNA), apoyado por la ONU y los países occidentales, y el mariscal Jalifa Haftar, jefe de las fuerzas armadas de las autoridades del este del país, se reunieron el martes en Abu Dabi por iniciativa de los Emiratos Árabes Unidos, en su primer encuentro desde enero de 2016.

En sus comunicados, los dos responsables subrayaron la necesidad de resolver la crisis económica y política, así como unificar los esfuerzos en la lucha antiterrorista y poner fin "al sufrimiento de los libios".

Sin embargo, el tema de crear unas fuerzas armadas libias unificadas parece dividir a las dos partes.

En su comunicado, Sarraj afirma que se puso de acuerdo con el mariscal Haftar para "instaurar una estrategia (...) para formar unas fuerzas armadas libias unificadas" bajo "una autoridad civil".

El otro bando señala, en cambio, que se puso el acento en la necesidad "de permitir a la institución militar (leal a Haftar) asegurar plenamente su papel en la lucha contra el terrorismo".

El mariscal Haftar, acusado de querer instaurar una nueva dictadura militar en Libia, dirige al Ejército Nacional libio (autoproclamado) y tiene el apoyo del Parlamento electo establecido en el este del país. También tiene el respaldo de países como Emiratos Árabes Unidos o Egipto.

Este parlamento se rehusó a aceptar la autoridad del GNA después del acuerdo político de 2015, negociado bajo la égida de la ONU y que no preveía ningún papel para Haftar, incluso aunque sus fuerzas controlaran una gran parte del este del país, donde se encuentran las terminales petrolíferas.

En sus comunicados, Haftar y Sarraj indicaron que se pusieron de acuerdo para poner fin a la violencia en el sur del país, en donde los enfrentamientos oponen a los dos bandos por una base aérea cercana a la ciudad de Sebha.

Libia continúa seis años después de la revuelta que puso fin a la dictadura de Muamar Gadafi en una interminable crisis de transición.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP