Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un niño kurdo hace el signo de la victoria en una manifestación en Qamishli, Siria, el 4 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Los kurdos de Siria anunciaron este jueves el establecimiento de una región federal en las zonas bajo su control en el norte del país, un paso más hacia la autonomía que puede complicar las delicadas negociaciones de Ginebra iniciadas por la ONU en torno al futuro del país.

La decisión de los kurdos sirios, excluidos de las negociaciones de Ginebra, fue rechazada de inmediato tanto por el régimen de Damasco como por la oposición.

"El sistema federal fue aprobado por la región Rojava (Kurdistán sirio)-Norte de Siria", afirmó Sihanouk Dibo, un dirigente del PYD, principal partido kurdo en Siria, tras una reunión en Rmeilan, en el noreste del país.

"Damos nuestra bendición al proyecto de sistema federal Rojava-Norte de Siria", señaló por su parte Aldar Xelil, miembro del comité preparatorio.

El régimen de Bashar al Asad y la oposición reaccionaron de inmediato y una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores en Damasco lanzó una advertencia "a cualquier parte que tenga intención de atentar contra la unidad del territorio y del pueblo sirio".

Por su parte, la coalición de la oposición protestó en un comunicado contra "cualquier intento de formar entidades, regiones o administraciones que confiscan la voluntad del pueblo sirio".

La unificación de los tres 'cantones' kurdos (Afrin, Kobane y Yazira), además de las regiones recientemente conquistadas por las fuerzas kurdas en el norte sirio, representa un paso más hacia la autodeterminación, incluso si los kurdos alegan que su proyecto tiene una base "territorial" y no "étnica", y han contado con representantes de la población árabe y de otras minorías en esas zonas.

- Prosiguen negociaciones sobre el futuro de Siria en Ginebra -

Las difíciles negociaciones sobre el futuro de Siria proseguían este jueves en Ginebra, complicadas por el anuncio de los kurdos del país y las duras advertencias del presidente ruso de la posibilidad de volver a mandar "en pocas horas" aviones de combate.

Vladimir Putin, tras su inesperada decisión el lunes de retirar gran parte de su contingente militar de Siria, aseguró este jueves que "si fuera necesario" puede "en pocas horas" volver a mandar sus aviones de combate al cielo sirio o "volver a incrementar su presencia en la región".

Estas declaraciones reflejan la fragilidad del "contexto favorable" elogiado por la ONU y que rodea de momento a las negociaciones de Ginebra.

Dos presidentes, un árabe y una kurda, han sido elegidos para liderar conjuntamente el consejo encargado de aplicar este sistema federal, según el corresponsal de la AFP.

La decisión de los kurdos es algo inaceptable tanto para el régimen como para la oposición, ambos contrarios al federalismo en Siria. Además puede tener repercusiones importantes en Turquía, otro actor clave del conflicto sirio, que además considera "terrorista" al PYD.

Los kurdos sirios, que controlan el 14% del territorio sirio (26.000 km2) y tres cuartas partes de la frontera sirio-turca, no han sido de momento invitados a Ginebra. Por su parte, el Gobierno turco, enfrentado militarmente en su territorio a rebeldes kurdos, teme la emergencia de un Kurdistán sirio a la puerta de sus fronteras.

Estados Unidos, pese a ser aliado de los kurdos, advirtió el miércoles que no reconocería la creación de una región kurda autónoma en las zonas sirias que controlan.

Las negociaciones de Ginebra, reanudadas el lunes, se centran en las modalidades de la transición política en Siria, para salir de un conflicto que en cinco años ha provocado la muerte de más de 270.000 personas.

Pero ¿quién está habilitado para negociar? El Alto Comité de Negociaciones (ACN), que congrega a varios grupos clave de la oposición y quiere ser el único interlocutor de la ONU, se entrevista este jueves con el emisario de Naciones Unidas, Staffan da Mistura, por segunda vez desde el inicio de la semana.

Una segunda delegación opositora, llamada 'Grupo de Moscú y El Cairo', afín a Rusia, fue recibida el miércoles por De Mistura. A diferencia del ACN, esta delegación está tolerada por el régimen de Damasco porque no exige la salida del presidente Bashar Al Asad.

El 'Grupo de Moscú' es muy cuestionado por la oposición "oficial" reunida en el ACN, aunque espera ser tratada al mismo nivel. "Estamos aquí como negociadores", afirmó Randa Kasis, una opositora laica y copresidenta del "Grupo de Moscú", tras su cita con De Mistura.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP