Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Votación en la Cámara de los Lores británica de la ley para autorizar a la primera ministra, Theresa May, a iniciar el Brexit, en Londres, el 20 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La Cámara de los Lores empezó este lunes a debatir la ley para autorizar a la primera ministra británica, Theresa May, a iniciar el Brexit, una etapa peligrosa para el Gobierno conservador porque no disfruta de mayoría en ella.

Más de 50 lores empezaron a intervenir en el debate de este lunes y el martes y se espera que el martes voten sobre el borrador, mientras, a las puertas del Parlamento, cientos de europeos se manifestaron reclamando que se mantengan sus derechos tras el Brexit.

Concretamente, el proyecto de ley a debate da permiso a May para activar el Artículo 50 del Tratado europeo de Lisboa, puerta de salida de la Unión Europea. El Gobierno quería ahorrarse el permiso del Parlamento, pero fue obligado a solicitarlo por el Tribunal Supremo.

El proyecto de ley superó sin problemas, y sin ninguna enmienda, la Cámara de los Comunes (494 votos a favor contra 122), pero la etapa de los Lores es un arma de doble filo: por un lado, los conservadores son minoría -252 de 800- y los lores no son elegidos, por lo que podrían endurecer las condiciones para que el Gobierno saque al país de la UE; pero por otro, se arriesgarían a arreciar los llamamientos a suprimir la Cámara, por ignorar "la voluntad popular" expresada en el referéndum del 23 de junio.

En ese sentido apuntaban las declaraciones del diputado conservador Dominic Raab: "Los Lores serían inteligentes si recuerdan el mandato democrático claro [de las urnas] y su propio futuro, cuando debatan" el proyecto de ley.

- Los europeos se manifiestan ante el Parlamento -

Varios lores han expresado su intención de enmendar la ley para garantizar los derechos de los europeos residentes en el Reino y para tener voto en el acuerdo final de divorcio con Bruselas.

Peter Mandelson, un lord del Partido Laborista y antiguo comisario europeo, dijo que hay una "fuerte corriente de opinión" en la cámara sobre la seriedad de ambos puntos, pero no consideró improbable que los lores bloqueen totalmente el Brexit.

A las puertas del Parlamento, cientos de ciudadanos europeos residentes en Reino Unido se manifestaron con eslóganes como "no somos monedas de cambio" o "paren el Brexit, el Brexit es racista".

Los inmigrantes, algunos con décadas de residencia en el país a sus espaldas, casados con británicos o con hijos y nietos nacidos en Reino Unido, pidieron a May que les asegure que la posición de los tres millones de europeos en el país no cambiará tras la salida del bloque.

Sin embargo, ocho meses después del referéndum sobre la UE, May se resiste, argumentando que quiere las mismas garantías respecto a los 900.0000 británicos que viven en la UE.

"Tienen que aclarar cuanto antes lo que va a ocurrirle a la gente. La gente tiene que planificar su futuro y deberían tener derecho a permanecer donde están", dijo, envuelta con una bandera alemana, Kira, que llegó de su país cuando tenía solo un año, hace 17.

- Notificar el Brexit en marzo -

La idea de May es que los lores aprueben el proyecto de ley esta semana y notificar en marzo a sus socios europeos que Reino Unido abandona la UE, a lo que seguirían dos años de negociaciones sobre los términos del divorcio.

La primera fecha con la que se había especulado era el 9 de marzo, durante la cumbre europea de Bruselas, pero el Gobierno no está seguro de que la ley pase sin trabas por la Cámara Alta.

De ser enmendada, tendría que volver a la Cámara Baja, la de los Comunes, para ser votada de nuevo. Así, el ministro del Brexit, David Davis, dijo que la cumbre del 9 llega "demasiado pronto" para invocar el Artículo 50.

El Gobierno se ha comprometido a dejar que el Parlamento vote sobre el acuerdo final con la Unión Europea, pero dejó claro que tal votación no serviría para frenar el Brexit, si no para decidir si se hace con un acuerdo o sin él.

Angela Smith, lord laborista, quiere que el Gobierno incluya por escrito en el proyecto de ley ese y otros compromisos.

"El Gobierno hizo varias concesiones. Me gustaría ver esas concesiones, como la de organizar una votación significativa al final, y un cierto escrutinio parlamentario del proceso, en el texto de la ley", dijo a la BBC.

AFP