Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre mira una excavadora desmantelando unos refugios en el campamento de refugiados conocido como la 'jungla', el 3 de marzo de 2016 en Calais, Francia

(afp_tickers)

Se dice que están por todas partes, pero apenas se les ve. Más allá de los rumores y el halo de misterio que los rodea, la presencia de los militantes 'No Border' en la 'jungla' de Calais, en el norte de Francia, tiene una influencia bien real.

Estamos a jueves, cuarto día del desmantelamiento del sector sur de la 'jungla' de Calais. Voluntarios y militantes asociativos se encuentran entre unos refugiados kurdos e iraníes en la 'Hashram kitchen', rodeada de policías, para oponerse a que las apisonadoras destruyan esta cocina comunitaria.

Pero resulta más que difícil saber si entre ellos están los 'No Border', militantes de extrema izquierda que abogan por la abolición de las fronteras y están acusados por la policía de instrumentalizar a los migrantes de Calais.

"Si están ahí, ninguno de ellos hablará con la prensa, es una de sus características", comenta Maya, de la asociación local L'Auberge des migrants. "Se reconoce a los 'No Border' por su actitud rebelde y su aspecto revolucionario. Además son capaces de saltarse la ley". ¿Cuántos son en la 'jungla' de Calais? "Unos doce como mucho, pero se mueven bastante". "En Calais han hecho muchas cosas buenas por los migrantes. Les hablan bastante, sobre todo de política", asegura esta militante asociativa muy conocida en la 'jungla', indignada de que la policía destruya parte del campamento tomando como pretexto a los 'No Border'.

El martes, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, había denunciado "el activismo de un puñado de militantes 'No Border'" para impedir el desmantelamiento de la zona sur.

- Nebulosa -

"'No Border' es un concepto, una etiqueta con la que todo el mundo juega", explica una empleada de una ONG. Según ella, alimentan su propio mito haciéndose los clandestinos. Otros voluntarios se transforman cuando llega la noche en militantes 'No Border', añade.

"Es indiscutible que están muy presentes en el campamento", afirma un militante que trabaja por los migrantes. "Trabajan en el lugar con las asociaciones, dan mucha información a los migrantes. Y a veces incluso les dan consignas. De ahí a decidir por ellos no hay más que un paso..."

"Hay dos categorías de 'No Border'", revela otro buen conocedor de la 'jungla': "los militantes puros y duros, y los simpatizantes, que a menudo son miembros de asociaciones que trabajan en el campamento". "El núcleo duro cuenta con unas quince personas, de las cuales 12 o 13 británicos. Los demás son franceses". De vez en cuando hay también holandeses o alemanes. "La mayoría parecen venir de medios sociales acomodados, y están todos muy politizados. A menudo cuentan con el apoyo o la simpatía de voluntarios de otras asociaciones. Las relaciones con las ONG, a veces acusadas de estar 'a sueldo del Estado', son más difíciles".

En el día a día ayudan a los refugiados, facilitándoles información sobre sus derechos. En ocasiones los empujan a la violencia, intentan movilizarlos para hacer manifestaciones en el centro de Calais, según la misma fuente. "Al menos en dos ocasiones, los 'No Border' han provocado movimientos de centenares de migrantes hacia el puerto o la estación de tren diciéndoles que el dispositivo policial había sido aligerado", asevera.

Sus manifestaciones generan hostilidad entre la población de Calais, señala el responsable de un hotel de esta ciudad situada frente a Inglaterra.

"Los habitantes de la región los rechazan de forma unánime, y los distinguen muy bien de los refugiados".

- 'Agitprop' -

Una fuente del campamento dicen que estos militantes son cercanos de los iraníes y "cuentan con la simpatía de muchos migrantes, pero no de los líderes comunitarios, que conocen su juego".

"No son tan malos como se cree", afirma Tom Radcliffe, de la organización Help Refugees. "A veces hacen cosas estúpidas, difundiendo informaciones inexactas. Algunos son muy jóvenes e inmaduros. Sus actos pueden ser contraproducentes".

Los 'No Border' gravitan en torno a su 'centro de información', una instalación situada detrás de la iglesia etíope a la que no es nada fácil acceder. Sobre unos paneles de madera, pueden verse pasquines en inglés, árabe, pashtún y farsi que piden no evacuar "el sector sur" del campamento, y que denuncian "la violencia racista y policial".

En pocos minutos delante de este "'centro de información' basta con observar quién entra y sale para disipar el misterio y confirmar quiénes son los supuestos 'No Border' de Calais: una pelirroja inglesa bien parecida con un gorro violeta, un joven de unos treinta años de aspecto mediterráneo vestido con un espeso abrigo negro de marca, un muchacho fornido con rastas y pantalón impermeable oscuro...

Efectivamente no son muchos. Pero incontestablemente son unos expertos del 'agitprop'.

El jueves a mediodía, unos diez iraníes se presentan, caminando despacio, con la boca cosida con hilo y agujas, delante de una marea de cámaras. El efecto mediático está garantizado. Los refugiados acaban de salir del 'centro de información', en lo que parece una iniciativa bastante exitosa de los 'No Border'.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP