Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes desembarcan en el puerto de Málaga en diciembre de 2017

(afp_tickers)

Los líderes de siete países del sur de Europa acordaron este miércoles en Roma encarar unidos el desafío que supone para el viejo continente las migraciones masivas.

El presidente francés Emmanuel Macron, que acababa de llegar de China, reconoció ante la prensa la "fuerte visión común" entre los países del sur de Europa sobre dos temas claves: el futuro de la Unión Europea y la crisis migratoria.

Los jefes de Estado o de gobierno de estos países (Italia, Francia, España, Portugal, Grecia, Chipre y Malta) firmaron una declaración en la que se comprometen a defender una "política europea común sobre la migración".

Los países del sur, incluidos Italia y Grecia, deploran la reticencia de algunos de sus aliados en Europa, como Polonia o la República Checa, a recibir a los migrantes que desembarcan en sus tierras.

"Debemos luchar juntos para establecer una política de migración que sea común y que sea solidaria, especialmente con los países que reciben importantes flujos migratorios", aseguró el primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante la rueda de prensa conjunta.

Se trató de la cuarta minicumbre con ese formato, iniciado en septiembre de 2016 por el primer ministro griego Alexis Tsipras. Otras dos reuniones se celebraron en 2017, en Lisboa en enero y Madrid en abril.

Al término de la primera ronda de conversaciones, los siete países abogaron por hacer "un esfuerzo decidido" para establecer un sistema de asilo europeo común, basado en la "solidaridad", sin llegar a mencionar el controvertido tema de las cuotas por países para la recepción de migrantes, a lo que se niegan algunos países de Europa del Este.

- Estadísticas macabras -

Para Italia, 2017 ha sido un año de cambios: el país pasó de un flujo masivo de migrantes en el primer semestre a un inicio de inmigración controlada, gracias a controvertidos acuerdos con Libia que limitaron las llegadas a 119.000, un 35% menos que en 2016.

En España, en cambio, los argelinos y marroquíes han engrosado las llegadas a las costas del país, que pasaron de 6.000 en 2016 a 23.000 migrantes en 2017.

En Grecia, el acuerdo entre la UE y Turquía limitó la cifra de llegadas a 28.800 personas, seis veces menos que en 2016.

Paralelamente el número de migrantes muertos o desaparecidos en el mar Mediterráneo pasó de cerca de 5.000 en 2016 a 3.116 en 2017, la mayoría frente a las costas de Libia.

Pero este principio de año tiene estadísticas especialmente macabras. Entre 90 y 100 migrantes desaparecieron en el Mediterráneo tras el naufragio de su lancha neumática frente a las costas de Libia, indicó el martes por la noche la marina del país africano.

- Mejor repartición -

Grecia alberga a más de 50.000 migrantes y refugiados, 14.000 de ellos apiñados en repletos campos de las islas del mar Egeo.

En Italia, las autoridades han dejado de comunicar el número de solicitantes de asilo albergados en sus centros de acogida. La última cifra era de 200.000 en la primavera boreal. Ello genera tensiones con la población local, y la inmigración se ha convertido en argumento privilegiado de los partidos populistas y de extrema derecha de cara a las elecciones legislativas italianas del 4 de marzo.

En ese contexto los países del sur de la UE abogan por una mejor repartición de la carga migratoria en el seno de la Unión, ante el cargo económico y político que ello conlleva.

El ministro italiano del Interior, Marco Minniti, artífice de los acuerdos -elogiados por Bruselas- con las autoridades libias para impedir que los migrantes se hagan a la mar, advirtió que la UE debe también participar como Italia en sus política humanitaria.

Tres días antes de Navidad, Italia fue el primer país en acoger a un grupo de 162 refugiados etíopes, somalíes y yemeníes, llegados en avión directamente de Libia. Según Minniti, 10.000 refugiados llegarán de la misma manera en 2018, a condición de que sean repartidos en el seno de la UE.

El presidente francés, Emmanuel Macron, cuyo país registra una notable alza de solicitudes de asilo, prolongará su estadía en Roma y tratará el tema el jueves con las autoridades italianas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP