Navigation

Skiplink navigation

Los políticos negocian para formar gobierno en Irak, agitado por la violencia

Un manifestante agita una banderola nacional ante una barricada callejera en la ciudad de Nayaf, al sur de Irak, el 1 de diciembre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 03 diciembre 2019 - 10:23
(AFP)

Los políticos iraquíes negocian este martes la formación del próximo gobierno en Bagdad, mientras que en las dos ciudades santas del país, Kerbala y Nayaf, se seguían registrando episodios violentos pese a las labores de mediación, informaron corresponsales de la AFP.

Desde el 1 de octubre, Irak está sumido en una grave crisis social que se ha cobrado más de 420 muertos y casi 20.000 heridos, según un balance compilado por la AFP a partir de fuentes policiales y médicas.

En la capital, los partidos políticos se reunían para intentar encontrar un nuevo primer ministro, después de que Adel Abdel Mahdi presentara su dimisión. Representantes de los grupos parlamentarios examinaban la posibilidad de instaurar una nueva ley electoral que dé lugar a una asamblea más joven y más representativa.

Mientras, en el sur, continuaban los disturbios y las protestas.

En Nayaf, donde el pasado miércoles fue incendiado el consulado de Irán, los manifestantes se concentraron hasta bien entrada la noche cerca del mausoleo de una destacada figura de un partido chiita, donde hombres vestidos de civil dispararon contra la multitud, tras el incendio parcial del edificio.

Los hombres dispararon perdigones y lanzaron granadas lacrimógenas contra los manifestantes, indicaron testigos.

Desde hace varios días, los dignatarios tribales de la ciudad intentan negociar una salida a la crisis, mientras que el gobernador ha pedido la intervención del gobierno central.

El martes, los jefes de tribus instaron a Moqtada Sadr y a sus combatientes de las Brigadas de Paz a interceder para atajar las protestas, anunció la oficina del turbulento líder chiita.

Sin embargo, Moqtada Sadr, que en octubre sacó a sus hombres, armados, por Bagdad, para "proteger" a los manifestantes, de momento no contestó al pedido.

En Kerbala, más al norte, se produjeron nuevos enfrentamientos por la noche entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, que recurrieron a balas reales y a granadas lacrimógenas, según un corresponsal de la AFP en el lugar.

En otros puntos del sur, los manifestantes seguían manifestándose este martes contra el gobierno y su aliado, Irán.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo