Repaso de los principales momentos de las manifestaciones prodemocracia en Hong Kong, que sumieron a la excolonia británica en su peor crisis desde su retrocesión a China en 1997.

- No al proyecto de ley -

El 9 de junio, más de un millón de personas, según los organizadores, salieron a las calles de Hong Kong para manifestarse contra un proyecto de ley del gobierno local que iba a autorizar las extradiciones a la China continental.

Los manifestantes temían que eso derivara en un aumento del control de Pekín sobre Hong Kong, que disfruta de una amplia autonomía y de libertades desconocidas en China gracias al principio "Un país, dos sistemas", vigente hasta 2047.

La manifestación, la más importante desde 1997 en este territorio de 7,3 millones de habitantes, se vio marcada por los choques con la policía.

El 12 de junio, la violencia sin precedentes dejó 79 heridos, y un activista murió al caer de un tejado.

- Dos millones de manifestantes -

El 15 de junio, la jefa del gobierno local, Carrie Lam, anunció la suspensión del proyecto de ley. Pero un día después, casi dos millones de manifestantes, según los organizadores, exigieron su dimisión y los bloqueos se multiplicaron.

El 1 de julio, en el 22º aniversario de la retrocesión del territorio, varios manifestantes causaron destrozos en el parlamento local.

- Endurecimiento -

El 21 de julio, varios hombres enmascarados, sospechosos de pertenecer a pandillas violentas, atacaron a los manifestantes.

Los días 27 y 28 estallaron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes tras unas concentraciones no autorizadas.

El 5 de agosto el territorio semiautónomo se vio sumido en el caos por una huelga general que perturbó los transportes públicos y las conexiones aéreas. Por tercera noche consecutiva se registraron enfrentamientos entre policías y manifestantes.

"Quien juega con fuego, muere quemado", advirtió entonces Pekín.

- Caos en el aeropuerto -

El 12 de agosto, miles de manifestantes invadieron el aeropuerto de Hong Kong, que se vio obligado a anular sus vuelos. Dos hombres sospechosos de espiar para China fueron agredidos y Pekín dijo que había "signos incipientes de terrorismo".

El día 15, fuerzas militares chinas se concentraron en la ciudad de Shenzhen, a las puertas de Hong Kong.

El 18 de agosto, una gran concentración pacífica reunió a 1,7 millones de personas, según los organizadores. El presidente Donald Trump advirtió que una respuesta dura comprometería un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos.

- Detenciones y escalada de la violencia -

La dispersión de manifestantes con cañones de agua y un disparo de advertencia el 25 de agosto supusieron una nueva escalada de la violencia.

El 30 de agosto hubo una redada contra las principales figuras de la movilización, entre ellos Joshua Wong, el rostro visible del "Movimiento de los Paraguas" de 2014. Fue inculpado y liberado bajo fianza.

Un día después, Hong Kong vivió una de las jornadas de protestas más violentas.

El 1 de septiembre, los manifestantes volvieron a poner la mira en el aeropuerto, donde sembraron el caos.

- Retirada del proyecto de ley -

El 4 de septiembre, Carrie Lam anunció la retirada definitiva del proyecto de ley que desencadenó las protestas, una concesión considerada insuficiente por los manifestantes.

- Búsqueda de apoyos extranjeros -

El día 8 de septiembre los militantes prodemocracia se concentraron ante el consulado de Estados Unidos, en un llamado para que Washington presione a China.

Un día después, Joshua Wong se reunió con el ministro alemán de Relaciones Exteriores, lo que provocó el enojo de Pekín. Y el día 13 empezó una visita a Estados Unidos para intentar recabar apoyos.

El 15 de septiembre, decenas de miles de personas volvieron a desafiar la prohibición de manifestarse. La concentración degeneró en enfrentamientos entre policías y grupúsculos radicales, y se quemó una bandera china.

- Disparo con munición real -

Numerosos eventos deportivos y culturales tuvieron que ser anulados debido a las manifestaciones, que se volvieron casi diarias. Los manifestantes llamaron además a celebrar una huelga general de una semana en octubre.

El día 26, Carrie Lam intentó entablar un primer diálogo con sus detractores, en una reunión pública con 150 personas elegidas al azar.

El 29, la policía usó gases lacrimógenos, bolas de goma y camiones de agua contra los manifestantes, que lanzaron piedras y cócteles molotov durante unos violentos enfrentamientos.

El 30, el presidente chino, Xi Jinping, promete seguir respetando la autonomía de Hong Kong.

El 1 de octubre, por primera vez, un manifestante es herido en el pecho por un disparo con munición real por parte de la policía --que hasta ahora había utilizado balas de goma--, al margen de las manifestaciones no autorizadas en las que se concentran decenas de miles de personas. Londres llama a ambas partes a la "moderación". La violencia eclipsa las celebraciones del 70º aniversario de la fundación de la Pepública Popular China.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes