Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos periodistas ven por televisión un debate entre la canciller alemana, la democristiana Angela Merkel, y el socialdemócrata Martin Schulz el 3 de septiembre de 2017 en un estudio en Berlín

(afp_tickers)

¿Unirse al gobierno o quedarse en la oposición? El sistema alemán de coaliciones lleva a crear alianzas entre conservadores y socialdemócratas, formaciones que en principio son opuestas.

Estos son los seis principales partidos que concurren en las elecciones legislativas del 24 de septiembre y lo que esperan de sus resultados:

Objetivo de los pesos pesados: la cancillería

Desde la Segunda Guerra Mundial, todos los gobiernos de Alemania del Oeste y luego alemanes fueron dirigidos ora por el partido demócristiano (CDU), aliado con los conservadores de Baviera (CSU), ora por los socialdemócratas del SPD.

Los dos bandos rivales incluso fueron socios durante tres "grandes coaliciones", dos de ellas dirigidas por Angela Merkel, en 2005-2009 y desde 2013.

Claramente favoritos en los sondeos, los conservadores de Merkel parece que seguirán en la cancillería, con una línea política de centro, pero tendrá que buscar a uno o más socios.

El SPD podría tener que decidirse entre colaborar en el gobierno o estar en la oposición. Quizás sacaría provecho "si pasara un tiempo en la oposición", estima para la AFP Timo Lochocki, politólogo en el German Marshall Fund.

Y es que el partido decano de Alemania atraviesa una crisis estratégica y al mismo tiempo de identidad: su situación como "socio junior" de los conservadores ha hecho que sus críticas a Merkel pasen desapercibidas.

Además, el SPD ha perdido parte de su base popular tras reformar, entre 2003 y 2005, el mercado laboral y las prestaciones sociales. Estas medidas sin embargo son vistas con la fuente de la prosperidad económica alemana, un hecho que favorece a la canciller.

Objetivos de liberales y Verdes

Los liberales del FDP, antaño "partido bisagra" capaz de hacer y deshacer coaliciones, sufrió tal revés electoral en 2013 (4,76%) que perdieron su presencia en la cámara de diputados.

Su vuelta al Bundestag sería una victoria para la joven dirección del partido y los dejaría en una buena situación para aliarse con los conservadores.

Los Verdes, que estuvieron en el gobierno de 1998 a 2005 bajo la dirección del SPD, tendrán que aclarar su posición. ¿Gobernar esta vez con los conservadores y los liberales en una alianza inédita a nivel federal? ¿O acercarse a la oposición del SPD y de la izquierda radical?

A esta cuestión táctica, se le suma un debate de fondo: con el abandono progresivo de la energía nuclear, decidido en 2011, y la adopción este año el matrimonio homosexual, los Verdes perdieron dos de sus temas históricos.

Objetivo del AfD y del Die Linke: afianzarse en la oposición

Creado en 2013, el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) fracasó al otoño siguiente en su intento de entrar en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento. Ahora, los sondeos le dan un 8-10%, con lo que la formación lo lograría esta vez.

Está lejos sin embargo del 15-16% de intenciones de voto que obtuvo en el momento álgido de la crisis de los refugiados.

La formación tendrá que solucionar las tensiones internas, con una dirección que duda entre seguir una línea cerca de la extrema derecha o ir más hacia el nacional-conservadurismo.

El partido de izquierda radical Die Linke, creado en 2007 por excomunistas de la antigua Alemania del Este y por exmiembros del SPD, es socio de coalición en varios gobiernos regionales, entre ellos el de Berlín.

Pero, aliarse a nivel federal con el SPD parece por ahora improbable. Su discurso económico socialista, su reclamación para sacar a Alemania de la OTAN y abandonar el despliegue de tropas en el extranjero son líneas infranqueables para los socialdemócratas.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP