Navigation

Los productores de crudo quieren seguir limitando la oferta

El ministro ruso de Energía, Alexander Novak, a su llegada a la reunión informal de la OPEP que tuvo lugar la víspera de la cumbre del organismo, en Viena el 29 de noviembre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 noviembre 2017 - 10:36
(AFP)

La OPEP y sus socios ultimaban este jueves un acuerdo para seguir limitando su producción de petróleo, probablemente hasta finales de 2018, un pacto que les ha permitido mantener al alza el precio del barril.

Tras dos años inundando el mercado de crudo —con la consecuencia de hundir los precios— los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cerraron en 2016 un pacto para limitar la producción, que incluía también a otros productores exteriores al cártel, entre ellos Rusia.

"Para alcanzar nuestros objetivos (...) para reequilibrar el mercado, tenemos que seguir actuando coordinadamente", dijo este jueves el ministro ruso del Petróleo, Alexander Novak.

A pesar de las tensiones geopolíticas entre algunos de ellos, principalmente entre Arabia Saudita e Irán, pero también Catar, aislado del resto de países del Golfo, existe consenso para ampliar ese acuerdo, vigente hasta marzo del año que viene, para un nuevo periodo de seis o nueve meses.

El pacto incluye a un grupo de 24 países (aunque Libia y Nigeria están temporalmente exentos de los recortes), liderados por Arabia Saudí y Rusia, dos de los tres mayores productores de petróleo del mundo.

Los 14 miembros de la OPEP se reunieron por la mañana y por la tarde celebraban un segundo encuentro ampliado a otros países para tomar una decisión definitiva.

Esta política está dando buenos resultados y el precio del barril de Brent, la referencia fuera de Estados Unidos, se sitúa ahora alrededor de los 60 dólares, frente a los 26 dólares a los que cayó en febrero de 2016.

El acuerdo ya fue renovado una vez en mayo y hay consenso para mantenerlo. Pero queda la incógnita de saber si será por seis o nueve meses.

Arabia Saudí es favorable a la renovación por nueve meses, hasta diciembre de 2018, mientras que Rusia, en particular algunos de sus productores, podría pedir una prolongación más limitada en el tiempo.

"Es más que probable que la OPEP logre alargar su acuerdo. Pero todo estará en los detalles", advierte en una nota Olivier Jakob, una analista de Petromatrix.

Los miembros de esta OPEP ampliada, conocida como 'OPEP Plus', buscan un equilibrio a veces complejo, a saber un precio del barril que sea suficientemente alto pero no demasiado, porque incitaría a Estados Unidos a aumentar su producción de crudo y podría a su vez hacer caer de nuevo los precios.

Gracias al auge de los yacimientos llamados no convencionales, la producción de petróleo en Estados Unidos alcanzó en noviembre su máximo nivel desde 1983, cuando se empezaron a recoger datos.

Entre los participantes a la reunión estaba el nuevo ministro del petróleo de Venezuela, el general Manuel Quevedo, que también ejerce como presidente de la petrolera estatal PDVSA, y que denunció un "sabotaje" contra el sector.

Poco después de estas declaraciones, la fiscalía venezolana anunció en Caracas el arresto por presunta corrupción de Eulogio del Pino y Nelson Martínez, que acababan de ser relevados de sus cargos como presidente de la petrolera PDVSA y ministro de Petróleo, respectivamente.

El presidente Nicolás Maduro ha encargado A Quevedo la ardua tarea de aumentar la producción, en niveles históricamente bajos, y que ronda ahora los 1,9 millones de barriles diarios.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo