AFP internacional

Una combinación de imágenes, creada el 23 de abril de 2017, muestra a los candidatos a la presidencia francesa Emmanuel Macron, del movimiento En Marche!, y a Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, posando en París

(afp_tickers)

Los programas de Emmanuel Macron y Marine Le Pen, que el 7 de mayo disputarán la segunda vuelta de la elección presidencial en Francia, divergen en una mayoría de temas, en especial en los referidos a la Unión Europea.

- Europa -

La presidenta del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, quiere negociar en Bruselas una salida del euro y del espacio Schengen. Al término de las negociaciones se celebraría un referéndum sobre la pertenencia de Francia a la UE.

Le Pen reclama además la supresión de la directiva sobre los trabajadores desplazados y rechaza el tratado de libre comercio CETA entre la UE y Canadá.

Emmanuel Macron propone el lanzamiento, tras las elecciones alemanas de octubre, de convenciones democráticas en toda la UE que conducirían a un proyecto adoptado por todos los países que lo deseen.

Preconiza una zona euro con presupuesto propio, un Parlamento y un ministro de Economía. Quiere limitar a un año los contratos de los trabajadores desplazados y defiende el tratado CETA.

- Inmigración -

Marine Le Pen quiere reducir la inmigración a un saldo anual de 10.000 personas. La líder del FN propone una "moratoria" sobre la inmigración legal. Limitaría las condiciones de asilo, endurecería el reagrupamiento familiar y haría imposible la regularización de los indocumentados. Prevé la expulsión automática de los criminales y delincuentes extranjeros.

Suprimiría el 'ius soli' que otorga la nacionalidad a los nacidos en territorio francés, la ayuda médica estatal a los inmigrantes e impondría un plazo de dos años de presencia regular antes de que un extranjero pueda reembolsarse los gastos de salud.

Prohibiría el velo islámico y el 'burkini' en el espacio público, al contrario que Emmanuel Macron.

Este último promete examinar las solicitudes de asilo en menos de seis meses.

- Medidas sociales -

Marine Le Pen quiere restablecer la jubilación a los 60 años y abolir una reciente ley de flexibilización laboral, al contrario que su adversario.

Los dos candidatos mantienen la semana laboral legal de 35 horas.

Macron prevé una unificación de los regímenes de jubilación y la estatalización del seguro de paro. Un desempleado que rechace dos ofertas de trabajo perdería su seguro.

El centrista suprimiría 120.000 empleos públicos, sin que la medida afecte a los hospitales. Creará además 10.000 puestos de policía y entre 4.000 y 5.000 de docentes.

Marine Le Pen quiere más personal en los servicios estatales y los hospitales, y menos en los municipios. También realizaría 21.000 contrataciones nuevas en la policía y la aduana.

- Impuestos -

Marine Le Pen impondría un arancel del 35% a los productos de las empresas que trasladen sus fábricas al exterior y penalizaría la contratación de extranjeros. Bajaría un 10% el impuesto a los ingresos en los sectores más bajos de la sociedad.

Anularía el sistema de deducción directa de impuestos prevista para 2018, mientras que Macron experimentaría con la medida durante un año.

El exbanquero quiere exonerar, en un plazo de tres años, a un 80% de los hogares de pagar el impuesto a la vivienda y transformaría el impuesto a la fortuna en un gravamen inmobiliario que no afectaría al patrimonio financiero. Le Pen no cambiará ese impuesto que pagan los más ricos en Francia.

- Energía y agricultura -

Macron quiere que la energía nuclear sólo suponga un 50% del total de la producción energética francesa para el año 2025, mientras que Marine Le Pen defiende la opción nuclear y quiere suspender la eólica.

Le Pen bajaría el impuesto al valor añadido para la cría de ganado, mientras que Macron se comprometió a no agregar nuevas normas francesas a los agricultores.

- Educación y familia -

Marine Le Pen suprimiría una reforma anterior sobre los ritmos escolares e impondría el uniforme en las aulas.

Emmanuel Macron quiere dar autonomía a los centros de enseñanza a la hora de contratar docentes, favorecer zonas de educación prioritarias mediante un sistema de primas y clases con menos alumnos, además de prohibir los móviles en las aulas.

Le Pen sustituiría el matrimonio homosexual por una unión civil y reservaría la procreación asistida a las parejas estériles, mientras que Macron desea que esa opción sea accesible a todas las mujeres.

- Instituciones -

Emmanuel Macron exigiría a los que ejerzan cargos electos que no tengan antecedentes penales y limitaría a tres la cantidad de mandatos sucesivos.

Le Pen convocaría un referéndum para inscribir en la Constitución la "preferencia nacional" para los franceses.

AFP

 AFP internacional