Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos miembros de los Comités de Resistencia Popular, que apoyan a las fuerzas leales al presidente de Yemen, Abed Rabo Mansur Hadi, disparan en el área de Sirwah, al oeste de la ciudad de Marib, el 8 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Los rebeldes hutíes lanzaron una nueva ofensiva en el sur de Yemen, recuperando posiciones, con el objetivo de tomar la ciudad de Adén, donde se instaló el Gobierno tras ser expulsado de la capital, Saná, indicaron el domingo fuentes militares.

Saná sigue en manos rebeldes desde el verano (boreal) y los nuevos ataques causaron sorpresa.

En la provincia de Lahej, vecina a la principal ciudad del sur del país, los hutíes chiitas y sus aliados tomaron posiciones en una colina que domina la estratégica base aérea de Al Anad, según las fuentes. En ese lugar, se encuentran tropas sudanesas asociadas a la coalición árabe liderada por Riad, que apoyan a las fuerzas progubernamentales de Yemen.

Este despliegue rebelde constituye "un peligro real", afirmó una fuente militar a la AFP.

Con apoyo aéreo, terrestre y material de la coalición, las fuerzas del gobierno lanzaron una vasta contraofensiva en julio, expulsando a los insurgentes de Adén y de otras cuatro provincias del sur (Lahej, Dhaleh, Abyan y Shabwa).

El sábado, se registraron combates en Al Madaribah, en la frontera entre las provincias de Lahej y Taez (suroeste), según fuentes progubernamentales.

Los rebeldes retomaron Damt, segunda gran localidad de la provincia de Dhaleh, tras haberla rodeado y haberse enfrentado a los leales, lo que provocó 16 muertos.

Las fuerzas leales al presidente, Abd Rabo Mansur Hadi, refugiado en Arabia Saudí, fueron "obligadas a abandonar la ciudad", indicó una fuente.

AFP