Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos combatientes de la organización Ahrar al Sham, opositores al régimen de Bashar al Asad, mantienen posiciones en el norte de Alepo el 27 de enero de 2014

(afp_tickers)

La insurrección siria contra el régimen de Bashar Al Asad ha perdido a su elemento más importante con el derrumbe de Ahrar al Sham, una organización salafista que intentaba mantener una frágil línea entre yihadistas y rebeldes moderados.

El hundimiento de Ahrar al Sham en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, "es una derrota para los rebeldes sirios en general", opina Sam Heller, del centro de reflexión Century Foundation.

En un lapso de tiempo muy corto, Ahrar al Sham ha sido superado por sus antiguos aliados, los yihadistas de la exrama de Al Qaida, hoy agrupados en el movimiento Tahrir al Sham.

Los combates comenzaron a mediados de julio, cuando Tahrir al Sham atacó las posiciones de Ahrar al Sham en la provincia de Idlib, la única cuyo control escapa totalmente al régimen sirio.

Cuando finalmente se decretó un alto el fuego el 21 de julio, Ahrar al Sham ya estaba derrotado.

"Militarmente, Ahrar al Sham está acabado. En menos de 48 horas debió ceder a Tahrir al Sham sus posiciones más importantes", subraya Nawar Oliver, experto del centro de reflexión Omran, basado en Turquía.

"Ahrar al Sham controla ahora regiones que no tienen valor estratégico", asegura Nawar Oliver.

- Largo declive -

Para los analistas, el declive de Ahrar al Sham comenzó hace tiempo.

El grupo fue fundado a finales de 2011, meses después del inicio de la revuelta prodemocracia.

Ahrar al Sham fue uno de los movimientos mejor organizados en la lucha contra las fuerzas del régimen de Asad.

Sus efectivos llegaron a sumar de 10.000 a 20.000 combatientes y el grupo tenía una sólida base popular, especialmente en Idlib.

Pero, en septiembre de 2014, sufrió un terrible revés. Una enorme explosión diezmó a su dirección y permitió a los extremistas tomar las riendas del grupo. El atentado nunca fue reivindicado.

En 2015, Ahrar al Sham combatió junto a una organización yihadista llamada Frente al Nosra -exrama de Al Qaida y rebautizada después como Tahrir al Sham- y conquistó la provincia de Idlib.

Pero Ahrar al Sham nunca apoyó la ideología yihadista transnacional de esta organización, ni tampoco la del grupo Estado Islámico (EI).

Ahrar Al Sham ocupaba una posición de puente entre las corrientes radicales y las moderadas de la oposición siria.

Según los expertos, esta identidad híbrida explica en parte su caída.

Su derrota "es el punto culminante de un largo proceso de indecisión, consecuencia de una caótica identidad" que provocó una "progresiva pérdida de aliados locales y regionales", según Ahmad Abazeid, del Centro Toran, también basado en Turquía.

El rechazo de Ahrar al Sham a ayudar a otros grupos cuando fueron atacados tuvo como consecuencia que ningún movimiento viniera en su ayuda cuando fue atacado, destaca Nawar Oliver.

Su derrota se explica también por la "total ausencia de movilización" de Turquía, que fue su apoyo externo más sólido.

- Frágiles bases -

Menos de dos semanas después del revés en Idlib, Ahrar al Sham anunció el nombramiento como jefe de un disidente islamista que pasó varios años en las prisiones del régimen.

En su primer vídeo, Hasan Sawfan prometió que el movimiento se recuperaría, algo que dudan los expertos. "Será difícil para el 'nuevo Ahrar' reconstruirse sobre bases tan frágiles", opina Nawar Oliver.

Oliver augura que sus miembros desertarán y se sumarán a otros grupos rebeldes, incluso a Tahrir al Sham, "considerado ahora como la organización más poderosa de Idlib".

Queda por saber lo que significará la derrota de Ahrar al Sham para Idlib, hoy controlado por un grupo yihadista calificado de "terrorista" y "tóxico" por numerosos países extranjeros, recuerda Sam Heller.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP