Navigation

Los separatistas prorrusos de Ucrania organizan su propio sistema financiero

Un separatista prorruso empuña su arma hacia las posiciones ucranianas en un puesto de control cerca de la línea de frente a las afueras de Donetsk el 22 de julio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 01 agosto 2014 - 13:34
(AFP)

Los separatistas prorrusos del este de Ucrania, enzarzados en un conflicto con Kiev, están decididos a crear un sistema bancario propio en dos meses y a medio plazo acuñar su propia moneda, que se llamará rublo, indicaron las autoridades de la autoproclamada República de Donetsk.

A pesar de haber sufrido serios reveses militares en las últimas semanas contra las tropas de Kiev, las autoridades de Donetsk confían en un resultado favorable del conflicto y continúan planificando sus propias instituciones.

La moneda "se llamará rublo. Estamos en tierra eslava y los eslavos siempre utilizaron el rublo", afirma Maxime Ivanov, responsable del cobro de los impuestos, del Tesoro y del sistema bancario de los insurgentes.

El gobierno formado por los rebeldes fundó un "Banco Popular" encargado de la tarea, para algunos surrealista, de organizar un sistema financiero local, dotado de un banco central, para un mini-estado cada vez más reducido debido al avance de las fuerzas gubernamentales.

Los separatistas están atrincherados sobre todo en Donetsk y Lugansk y en una parte de la zona que separa esas dos ciudades cercanas a la frontera rusa.

El incipiente sistema financiero rebelde se organiza desde los locales del Banco Nacional de Ucrania, abandonado desde que los rebeldes tomaron el control de Donetsk.

Maxime Ivanov trabaja con un equipo de una treinta personas, entre las cuales figuran expertos locales y especialistas procedentes de Rusia y Kazajistán. Ivanov considera que Rusia constituye un socio "más conveniente" para el sureste de Ucrania, corazón industrial del país, pero cuyas industrias metalúrgicas y químicas entraron en decadencia en los últimos años.

El banquero separatista reconoce la dificultad de la tarea, ya que sólo el "20% o 25% de la economía", inmersa en un caos creciente debido a la guerra, sigue funcionando.

Un "80% de las tiendas y un 70% de los cafés y restaurantes están cerrados", dice Ivanov. "Cuando cesen los combates, habrá que reconstruir", agrega.

La semana pasada, el Banco Central de Ucrania tomó medidas para contrarrestar los planes separatistas, ordenando en particular que cubran de pintura los billetes que tienen en reserva para evitar que puedan ser utilizados por los rebeldes.

Según Ivanon, esas reservas están de hecho en manos de los separatistas y podrían ayudar a resolver uno de los problemas principales del momento, el acceso al dinero en efectivo.

"Por el momento, los cajeros automáticos funcionan, pero no sabemos durante cuánto tiempo", indicó a la AFP una fuente bancaria de Donetsk que pidió el anonimato. Según esa fuente, el personal bancario se está yendo de la ciudad a medida que cierran las agencias bancarias.

Por otra parte, esa fuente dijo que no entendía la decisión del Banco Central de Ucrania de destruir los billetes, medida que Ivanov considera autodestructora. Esa decisión "implica de hecho reconocer nuestra independencia", dijo por su parte otro jefe rebelde, Pavel Gubarev, un hombre de negocios local. "De ahora en adelante, estamos en una zona 'offshore', libre de cualquier impuesto", dijo Gubarev a la prensa.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.