Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías argentinos patrullan las inmediaciones de la terminal de trenes Constitución en Buenos Aires durante un paro del transporte el 9 de junio de 2015

(afp_tickers)

El gremio del transporte argentino participará del paro general en marzo y apoyará una movilización previa ese mismo mes, convocada por la principal central sindical contra los despidos y la política económica del presidente Mauricio Macri, confirmó este viernes su líder sindical.

Las medidas de fuerza apuntan sobre todo contra los despidos que siguen afectando a varios sectores y que según los sindicalistas viola un compromiso "antidespidos" que habían alcanzado con el gobierno en 2016.

Desde el gobierno el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que hay un "aprovechamiento político" de parte de la fuerza sindical para lanzar estas protestas y dijo que no coincidía con el diagnóstico económico de la central obrera.

"La economía está creciendo, los salarios mejorando y se están creando 20.000 puestos de trabajo formal por mes", afirmó.

El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, dijo que la fragilidad laboral "es un tema que tiene que decidir el Gobierno... han prometido muchas cosas pero vemos que no hay soluciones", declaró el dirigente a radio La Red.

Omar Plaini, diputado y secretario general del Sindicato de Canillitas (vendedores de diarios y revistas, influyente en este país), indicó que "no tiene sentido seguir con el diálogo". "La pasividad del Gobierno para respetar el acuerdo antidespidos fue alarmante y la tensión social se profundiza", dijo a Radio 10.

La mayor central sindical de Argentina (CGT) convocó a una movilización el 7 de marzo y amenazó con un paro general para finales del mismo mes, en reclamo al gobierno de Macri por el aumento del desempleo y pérdida del poder adquisitivo tras un año y dos meses en la presidencia.

El anuncio se produce en un escenario de economía recesiva, caída de la actividad industrial, una inflación que cerró 2016 por encima de 40% luego de una devaluación de la moneda de 31%.

Según la última Encuesta de Indicadores Laborales de diciembre, la industria manufacturera cayó 0,6% entre noviembre y diciembre, y un total de 5% en términos anualizados.

De acuerdo al Ministerio del Trabajo, hubo una caída interanual de poco mas de 1% en el sector privado, en relación a 2015.

En marzo, cuando se reanuda el año laboral tras las vacaciones de verano austral, se prevén aumentos de entre 60 y 148% en las tarifas de electricidad, luego de alzas en el costo del combustible de principios de enero.

Este sería el primer paro general contra el gobierno liberal de Macri de orientación diametralmente opuesta a los gobiernos proteccionistas de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015).

El ejecutivo confía en que este año mejorará los índices, con un crecimiento estimado en 3%, inflación de 17% y bajando el déficit fiscal a 4,2%.

AFP