Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Aviones de la aerolínea alemana Lufthansa, estacionados en el aeropuerto de Fráncfort este viernes 6 de noviembre por la huelga del personal de cabina

(afp_tickers)

Una huelga del personal de cabina de Lufthansa obligó este viernes a la compañía alemana a anular cientos de vuelos y a dejar varados a decenas de miles de pasajeros en los aeropuertos de Fráncfort y Dusseldorf.

El paro, el primero de una serie que se prolongará hasta el 16 de noviembre y afectará a otros aeropuertos, fue convocado en respuesta a los recortes programados por la firma para enfrentar la competencia de las aerolíneas de bajo coste.

La medida de fuerza se inició a las 14H00 locales (13H00 GMT) y durará hasta las 23H00 (22H00 GMT). En esta primera jornada, se anularon 290 vuelos en Europa y quince intercontinentales, anunció Lufthansa.

En el aeropuerto de Fráncfort, el mayor de Alemania, no hubo grandes escenas de confusión, dado que Lufthansa había reservado 2.500 habitaciones de hoteles en la ciudad para alojar a pasajeros sin otra alternativa y advertido a los viajantes por sms o correo electrónico de los inconvenientes posibles.

Algunos centenares de personas aguardaban en una fila ordenada la asignación de posibles vuelos alternativos, comprobó un periodista de la AFP.

Tanto el terminal aéreo de Fráncfort como el Dusseldorf (tercero del país) volverán a verse afectados por el movimiento el sábado, con una huelga que durará desde las 06H00 hasta las 23H00 locales (05H00 a 22H00 GMT), anunció el sindicato UFO de los tripulantes de cabina.

Lufthansa se comprometió a mantener todos sus vuelos intercontinentales, exceptuando un enlace Dusseldorf-Nueva York.

UFO indicó que modulará la intensidad del movimiento a lo largo de la semana y que de todos modos lo suspenderá el domingo, "porque ese día los viajes son sobre todo de carácter privado".

Las anulaciones solo conciernen a aparatos de Lufthansa y no a las filiales del primer grupo aéreo europeo (Air Dolomiti, Austrian, Brussels Airlines, Eurowings, Germanwings y Swisss).

- Jubilaciones -

La medida de fuerza se origina en un largo litigio sobre salarios y condiciones de jubilación y prejubilación. Las negociaciones se iniciaron en diciembre de 2013.

Lufthansa pretende abandonar el actual régimen de pensiones, con prestaciones garantizadas, para adoptar el de la mayoría de los grandes grupos alemanes, en el cual solo se definen las cotizaciones. La empresa justifica ese plan por el bajo nivel de las tasas de interés, que dificultan la financiación de los beneficios actuales.

Esa medida se inscribe en un plan general de reestructuración y recortes de gastos ideado por el presidente del grupo, Carsten Spohr, en respuesta a la irrupción de las compañías de bajo coste y de las aerolíneas del Golfo.

Pero el personal rechaza muchos de esos cambios, que suponen el traspaso de la mayoría de los vuelos internos y europeos de Lufthansa a su filial de bajo coste Eurowings.

Lufthansa se ha visto confrontada en los últimos años a una larga serie de conflictos sociales. Unos 5.400 pilotos pararon sus actividades en trece ocasiones entre abril de 2014 y septiembre de 2015, provocando miles de anulaciones de vuelos.

Ese conflicto, sobre las condiciones de jubilación, sigue pendiente de solución, aunque experimentó una tregua tras el drama provocado en marzo pasado por un piloto de otra filial, Germanwings, que estrelló su avión en el sur de Francia.

- Recriminaciones mutuas -

El sindicato del personal de cabina y la dirección de Lufthansa se reprochan el bloqueo de las negociaciones.

UFO, que representa a 13.000 de los 19.000 tripulantes de ese gremio en Lufthansa, asegura que aceptó el principio de una modificación del régimen de jubilaciones, pero que "desafortunadamente, esa concesión no desembocó en un proceso de negociaciones sobre los objetivos".

Una versión que contrasta con la de la compañía, que aseguró haber aceptado el jueves "todas las demandas de UFO del 2 de noviembre". En ese cruce de recriminaciones, UFO denuncia amenazas "flagrantes" de "nuevas deslocalizaciones" por parte de la dirección.

AFP