Navigation

Más de 100.000 personas huyeron de Nicaragua en los últimos dos años, según la ONU

Un migrante nicaragüense con el rostro cubierto, el 13 de noviembre de 2018 en San José de Costa Rica, en una casa sin electricidad ni agua corriente donde vive con una treintena de compatriotas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 marzo 2020 - 10:47
(AFP)

Más de 100.000 personas huyeron de Nicaragua desde hace dos años, cuando comenzaron las manifestaciones duramente reprimidas por parte del gobierno de Daniel Ortega, indicó el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR) este martes.

"Los estudiantes, los defensores de los derechos humanos, los periodistas y los agricultores nicaragüenses siguen huyendo de su país a un ritmo de 4.000 personas por mes", lo que eleva a más de 100.000 el número de ciudadanos que se han marchado desde el inicio de esta crisis, dijo Shabia Mantoo, portavoz de ACNUR, durante una rueda de prensa en Ginebra.

"Y como no hay a la vista ninguna resolución de la crisis, ACNUR espera un aumento de estas cifras", agregó la responsable.

Nicaragua vive desde abril de 2018 una ola represiva de protestas que exigen la salida de Ortega, acusado por sus detractores de gobernar desde hace 13 años de manera "dictatorial". Más de 300 personas han muerto.

El gobierno ha atribuido las protestas a un fallido golpe de estado y acusa a la oposición de alterar la paz y fomentar el "odio".

La mayoría de nicaragüenses huyen a Costa Rica, que ha recibido ya a unos 77.000 exiliados. Hay otros que se instalan en Panamá (8.000), México (3.600) o Europa (9.000).

ACNUR contabiliza un total de 103.600 refugiados y solicitantes de asilo nicaragüenses en todo el mundo.

Grupos opositores surgidos de las protestas formaron en estos días una coalición para enfrentar a Ortega, que no descarta aspirar a un cuarto mandato en 2021.

La semana pasada, Estados Unidos anunció sanciones contra la policía de Nicaragua y tres de sus comisarios por las acusaciones de "graves abusos contra los derechos humanos". Fue la última de una serie de restricciones impulsadas por el gobierno de Donald Trump contra Managua desde las protestas de 2018.

A finales de febrero, la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, la chilena Michelle Bachelet, denunció las "violaciones de derechos humanos", las "detenciones arbitrarias", el "acoso" y "violaciones" a las libertades en Nicaragua.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.