Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, durante una conferencia de prensa para informar sobre un tiroteo registrado a las afueras del Palacio Presidencial en Juba el 8 de julio de 2016

(afp_tickers)

La tensión reinaba este sábado en las calles de Sudán del Sur, que celebraba el quinto aniversario de su independencia, tras los enfrentamientos entre los guardaespaldas del presidente y los escoltas del vicepresidente y exjefe rebelde, que dejaron 150 muertos el viernes.

"El número de víctimas es de más de 150 muertos", dijo Roman Nyarji, portavoz del ex líder rebelde Riek Machar, actual vicepresidente del país.

Nyarji advirtió que el número de víctimas podría aumentar.

"Estamos esperando un balance de víctimas mayor porque dos unidades de la guardia presidencial fueron desplegadas ayer", dijo.

Los enfrentamientos comenzaron en vísperas del quinto aniversario de la independencia del país, reavivando los temores sobre el fracaso del frágil proceso de paz tras una guerra civil de más de dos años que ha dejado decenas de miles de muertos.

El conflicto comenzó por una lucha de poder entre el jefe de gobierno, Salva Kiir, y su segundo, Riek Machar.

El tiroteo se detonó durante un encuentro de Kiir y de Machar en el palacio presidencial, debido a un altercado entre sus guardaespaldas.

La trifulca derivó en un tiroteo, cuya intensidad fue ascendiendo hasta convertirse en un combate con armas pesadas que se extendió hacia varias zona de Juba.

Este sábado, en las calles casi desiertas de Juba, reinaba la tensión, bajo fuertes medidas de seguridad.

- 'No perder la esperanza' -

A diferencia de años anteriores, no hay prevista ninguna celebración, oficialmente por la falta de fondos del gobierno.

Peter Mawa, un profesor de 40 años, dijo que tenía "sentimientos encontrados" entre el orgullo por la independencia y la tristeza por los continuos episodios de violencia.

"Creo que tenemos motivos para celebrar, aunque solo sea en nuestras casas", afirmó, asegurando que los sursudaneses no deberían "perder la esperanza".

En este sentido, también se pronunció John Manut, de 35 años, que afirmó que lo importante es celebrar, pese a las circunstancias.

"Este es el día que nos hizo sursudaneses. Este día nos recuerda la lucha para ganar nuestra independencia", expresó.

Sin embargo, desde julio de 2011, el país ha vivido más años de guerra que de paz.

En diciembre de 2013 estalló un conflicto interno que comenzó con enfrentamientos entre los partidarios de Kiir y los de Machar. La violencia dejó decenas de miles de muertos y obligó a cerca de tres millones de personas a huir de sus hogares.

Amparándose en los acuerdos de paz firmados en 2015, Machar volvió a Juba y se integró a un gobierno de unidad nacional con Kiir.

Pero sobre el terreno las hostilidades continúan.

La crisis humanitaria se suma a la debacle económica, en un país en el cual la inflación galopa sin control y la moneda ha perdido un 90% del valor que tenía en 2011.

El conflicto, arrasó la industria petrolera del país y además destruyó varias localidades importantes.

Tras los incidentes del viernes, la embajada británica recomendó a sus ciudadanos que abandonen el país si pueden y que no salgan a la calle.

"El personal de la embajada británica permanecerá encerrado y vamos a reducir a un mínimo la delegación", informó en el ministerio de Exteriores.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP