Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, durante una conferencia de prensa organizada por Pemex, el 10 de junio de 2016 en Ciudad de México

(afp_tickers)

México presentó este miércoles una nueva ronda de licitación de yacimientos petroleros, que incluye 30 áreas contractuales en aguas profundas ubicadas principalmente en tres cuencas del Golfo de México y que se subastarán en enero del próximo año.

La denominada Ronda 2.4 será la octava subasta que el gobierno mexicano lleve a cabo desde la promulgación en 2014 de una histórica reforma del sector energético, que quedó abierto a la inversión privada tras más de siete décadas de monopolio estatal.

Las zonas a ofertar se localizan en las cuencas petroleras denominadas Cinturón Plegado Perdido, Cordilleras Mexicanas y Cuenca Salina, así como en la Plataforma de Yucatán, en el estado del mismo nombre en el sureste del país, precisó el ministro de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Agregó que las 30 áreas comprenden una superficie total de 70.844 km2 y que su licitación está prevista para el 31 de enero de 2018.

"En caso de colocarse al menos el 25% de las áreas, es decir, 7 contratos, podrían atraerse inversiones totales por 31.500 millones de dólares, considerando un monto promedio de 4.500 millones de dólares por área contractual", dijo Coldwell, citado en un comunicado.

El modelo de contrato para esta convocatoria será de licencia, que va de 35 a 50 años, y las empresas participantes deberán contar con amplia experiencia en aguas profundas y ultra profundas, detalló el ministerio de Energía.

Tras la apertura de su sector energético, México ha efectuado siete licitaciones y una asociación entre la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y la australiana BHP Billiton para desarrollar el bloque de aguas profundas Trion, también en el Golfo de México.

En las licitaciones previas, se subastaron 94 áreas contractuales y se colocaron 70, lo que representa una porcentaje de éxito del 74%, según cálculos del ministerio de Energía.

La apertura del sector petrolero busca remediar el declive de la producción de México, que tras alcanzar en el 2004 un récord de 3,4 millones de barriles diarios de crudo cayó en la actualidad hasta un promedio de dos millones de barriles.

Pemex, la empresa más grande de México y cuyos ingresos representan alrededor de 16% del presupuesto del público, enfrentó en años recientes serias dificultades financieras debido al desplome de los precios internacionales del petróleo que agravó el problema de su menguante producción.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP