Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos migrantes y refugiados esperan para cruzar la frontera con Macedonia el 20 de noviembre de 2015 cerca de la localidad griega de Idomeni

(afp_tickers)

Unos 4.000 migrantes -sirios, afganos e iraquíes- fueron autorizados este viernes a entrar en Macedonia desde Grecia, indicó una fuente policial griega.

El jueves, después de la decisión de Serbia y Macedonia de limitar el cruce de la frontera a las personas que huyen de las zonas de conflicto en Siria, Irak y Afganistán, unos 2.000 migrantes habían sido bloqueados en el puesto fronterizo de Eidomeni, indicó la fuente.

Sin embargo, después de medianoche, los guardias fronterizos macedonios permitieron el ingreso de "4.000 sirios, iraquíes y afganos", indicó la fuente.

En cambio, un millar de personas, sobre todo hombres jóvenes marroquíes, bangladesíes y argelinos, no pudieron ingresar y seguir viaje hacia el norte de Europa, agregó la fuente.

La policía macedonia devolvió, por otro lado, a Grecia a algunos migrantes considerados indeseables, señaló la fuente policial griega. La policía de Macedonia, que confirmó la apertura de la frontera este viernes, controlaba los documentos de las personas que querían ingresar al país.

La prensa griega afirmó, por otra parte, que Macedonia había empezado las obras para levantar una valla fronteriza.

El puesto Eidomeni/Gevgelija es el paso habitual hacia los países de Europa del norte de los migrantes que llegan a Grecia cruzando el mar Egeo desde la costa occidental turca.

Este viernes, RTS, la televisión pública de Serbia, anunció que había disminuido el ingreso de refugiados y mostró imágenes del centro de acogida de Presevo totalmente vacío. RTS explicó que eso se debía a una disminución de la entrada de refugiados en Macedonia.

Más de 800.000 migrantes han llegado Europa a través del mar desde el comienzo del año.

AFP