Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, enfrenta sanciones de Estados Unidos y un creciente aislamiento internacional por llevar adelante una Asamblea Constituyente

(afp_tickers)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, enfrenta sanciones de Estados Unidos y un creciente aislamiento internacional por llevar adelante una Asamblea Constituyente, que según Washington y sus adversarios lo convierte en un "dictador".

El Tesoro estadounidense congeló este lunes todos los activos que pueda tener el mandatario en Estados Unidos, un día después de la votación de la Constituyente, un suprapoder que según la oposición instaurará un régimen comunista en el país petrolero.

"Las elecciones ilegítimas de ayer [domingo] confirman que Maduro es un dictador que ignora la voluntad del pueblo", indicó el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

El mandatario, quien dijo no obeder "órdenes imperiales", se suma a una pequeña lista de líderes sancionados por Estados Unidos en la que están Bashar al Asad (Siria), Robert Mugabe (Zimbabue) y Kim Jong-Un (Corea del Norte).

"I'm so proud (estoy orgulloso), Mr. Donald Trump, dale pa' lante, pues. Se me sanciona porque no obedezco órdenes de gobiernos extranjeros", afirmó al recibir del poder electoral los resultados parciales de la elección de asambleístas.

Estados Unidos ya había sancionado la semana pasado a 13 funcionarios y excolaboradores de Maduro, acusados de quebrar la democracia, corrupción o violación de derechos humanos.

Trump amenazó con sanciones económicas, lo que hace temer una afectación a la industria petrolera, fuente del 96% de los ingresos venezolanos. Estados Unidos compra 800.000 barriles diarios de petróleo, de los 1,9 millones que produce Venezuela.

Frente a gobiernos y adversarios que califican la Constituyente de "ilegítima", Maduro aseguró que su "legitimidad" está garantizada por ocho millones de electores (41,5% del padrón) que, según el poder electoral, votaron el domingo.

La violenta jornada electoral dejó diez muertos, elevando a más de 120 los fallecidos en cuatro meses de protestas que exigen la salida de Maduro.

- Enemigo externo -

Venezuela "amanece más dividida y aislada del mundo", advirtió este lunes Julio Borges, presidente del Parlamento de mayoría opositora.

Además de Estados Unidos, Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Costa Rica, México y España desconocerán la Constituyente. Brasil llamó a Maduro a suspender su instalación y Perú convocó a una reunión de cancilleres de la región el 8 de agosto en Lima sobre la crisis.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, pidió este lunes una "acción urgente" del Ejecutivo de Venezuela para detener la división del país, que cree que está "al borde del desastre".

La Unión Europea expresó "preocupación" por la democracia en Venezuela" y sus "serias dudas" de que el bloque reconozca la Constituyente.

"El gobierno se prepara para un escenario de aislamiento internacional severo e intenta unificar sus cuadros contra el enemigo externo", señaló el analista Luis Vicente León.

Cuba denunció de su lado una "operación internacional" contra Venezuela dirigida por Washington para desconocer "la voluntad" del pueblo", Bolivia pidió respetar la Constituyente y el gobierno izquierdista de El Salvador dijo esperar que ésta sirva para superar la crisis.

- Ambición dictatorial -

La fiscal general, Luisa Ortega, la chavista de mayor rango que se rebeló contra Maduro, desconoció la Constituyente y dijo que "estamos frente a una ambición dictatorial".

Además advirtió que "todos los derechos políticos están en peligro". "Ahora van por mi cabeza", vaticinó.

Pese a las críticas, el gobierno instalará el miércoles la asamblea que regirá por tiempo indefinido, con facultades absolutas, para redactar una nueva Carta Magna. Será encabezada por poderosos dirigentes como Diosdado Cabello y Cilia Flores, esposa de Maduro.

La Constituyente sesionará en la sede del Legislativo, dominado desde 2016 por la oposición, que llamó a sus seguidores a una marcha en Caracas el misma día de la instalación.

"No hay convivencia, ni coexistencia (...) no puedes convivir con un hampón en tu casa", declaró el exjefe legislativo Henry Ramos Allup. Borges dijo que el Parlamento seguirá sesionando.

Maduro avisó por otro lado que "habrá que levantar la inmunidad parlamentaria a quien haya" que quitársela y "tomar el control" de la Fiscalía.

- Esperanza y frustración -

Venezuela atraviesa por una severa crisis económica, con una prolongada escasez de medicinas y alimentos y una brutal inflación que el FMI proyecta en un 720% para 2017.

Un 80% de venezolanos rechaza la gestión de Maduro y el 72% su Constituyente, según Datanálisis. Pero el presidente cuenta con apoyo de los poderes judicial, electoral y militar.

En las calles, los opositores se debatían entre la frustración y el temor. "Que Dios nos agarre confesados", exclamó una mujer en el este de Caracas.

Mientras tanto, los chavistas aplaudían esperanzados en que, como ha prometido el presidente, la situación mejore. "Queremos paz y construir una mejor Venezuela", expresó José Conde, de 31 años.

"Venezuela ha hablado (...) no quiere más injerencismo, más intervencionismo del imperialismo", aseguró el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP