AFP internacional

Jim Mattis da su discurso durante el foro de defensa este sábado 3 de junio en Singapur

(afp_tickers)

El jefe del Pentágono, Jim Mattis, dijo este sábado que el programa nuclear de Corea del Norte representa una amenaza global, durante una cumbre de defensa en Singapur, en la que también criticó "la militarización" por parte de Pekín de zonas del mar de China Meridional.

El presidente de EEUU, Donald Trump, que durante su campaña criticó duramente a China, se ha vuelto hacia Pekín en busca de ayuda para frenar el programa militar de Pyongyang, un viraje que preocupa a sus aliados asiáticos que temen que EEUU suavice su postura con respecto al mar de China Meridional.

Los países asiáticas, aliados desde hace tiempo de EEUU, se preocupan de que Trump pueda modificar esas alianzas, e interpretan el abandono norteamericano del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y de los acuerdos de París sobre el clima como señales de un repliegue de Washington.

Mattis ha intentado disipar esos temores. "En el ámbito de la seguridad tenemos un profundo y duradero compromiso para reforzar(....) el orden internacional, producto de los esfuerzos de tantas naciones para generar estabilidad" dijo Mattis en un discurso durante una cumbre de defensa en Singapur. "Las acciones del régimen (norcoreano) son manifiestamente ilegales según la ley internacional", afirmó Mattis.

El lunes, Corea del Norte efectuó un nuevo lanzamiento de un misil balístico, en su empeño por desarrollar un cohete intercontinental dotado de una bomba nuclear capaz de impactar el territorio de Estados Unidos.

"Por este motivo es imperativo de que cada uno cumpla con su parte para apoyar nuestras metas comunes de una desnuclearización de la península de Corea", afirmó el jefe del Pentágono.

- Cooperación de China -

Donald Trump se ha vuelto hacia Pekín en busca de ayuda para frenar el programa militar de Pyongyang. "La Administración de Trump está satisfecha con el renovado compromiso de China de trabajar con la comunidad internacional" para obtener la desnuclearización en Corea del Norte, dijo Mattis.

El viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU acordó imponer sanciones contra el jefe del espionaje, otros 13 altos funcionarios y cuatro empresas de Corea del Norte, congelando sus activos y prohibiéndoles viajar al extranjero.

La resolución redactada por Estados Unidos fue aprobada por unanimidad en respuesta a la serie de pruebas de misiles balísticos realizadas por Pyongyang, a pesar de haber sido prohibidas por la ONU.

En la ONU, China, aliado de Pyongyang, respaldó las sanciones, pero renovó su llamado a abrir el diálogo para aliviar las tensiones en la península coreana.

El año pasado la ONU ya había adoptado dos resoluciones para reforzar las sanciones económicas contra Corea del Norte, que ya enfrenta varias condenas internacionales desde que en 2006 lanzó su primera prueba nuclear.

- 'Militarización' -

En su viaje Mattis busca reafirmar a sus aliados de que Estados Unidos puede presionar a China en el tema de sus pretensiones sobre el Mar de China Meridional, y al mismo tiempo convencer a Pekín de que frenar a Corea del Norte está en sintonía con sus propios intereses.

Las tensiones entre Washington y Pekín han aumentado en los últimos años por esta zona, que China considera íntegramente como parte de su territorio pero que varios países vecinos también reclaman.

Allí China ha llevado a cabo en los últimos años operaciones de construcción de islas artificiales, y planeado bases militares potenciales en minúsculos arrecifes.

"El alcance y el efecto de las actividades de construcción en el Mar de China Meridional hechas por Pekín difieren de las de otros países en varios puntos clave", dijo Mattis.

En referencia a las construcciones hechas en la zona, Mattis citó "la naturaleza de su militarización (...) el desdén hacia el derecho internacional (...) y un desprecio frente a los intereses de otros países".

Washington no acepta estas anexiones de islotes, práctica que también usan otros países de la región, y aboga por una solución diplomática a estos diferendos.

AFP

 AFP internacional