Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Autobuses en el punto de tránsito de Rashidin, en una zona controlada por los rebeldes a las afueras de Alepo, el 20 de abril de 2017

(afp_tickers)

Miles de sirios evacuados de localidades sitiadas en Siria se encontraban bloqueados este jueves cerca de la ciudad de Alepo (norte), donde el proceso de evacuación está supeditado a la liberación de prisioneros del régimen.

Unas 3.300 personas esperaban poder partir en unos 60 autobuses detenidos en dos zonas de tránsito en la periferia de Alepo.

"Estamos muy cansados. Nos dieron agua, pan y queso, pero no hay cuartos de baño", declaró a la AFP Abu Nidal, quien era el director del último hospital de Zabadani, una de las tres localidades controladas por los rebeldes incluidas en el acuerdo de evacuación sellado con el régimen de Bashar al Asad.

Unas 300 personas, combatientes en su mayoría, dejaron el miércoles Zabadani, así como Serghaya y Jabal Sharqi, localidades sitiadas por las fuerzas gubernamentales en la provincia de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al mismo tiempo, unas 3.000 personas fueron evacuadas de Fua y Kafraya, localidades leales a Damasco sitiadas desde hace dos años por los rebeldes en la provincia de Idlib (noroeste).

Los autobuses de estos civiles y combatientes se detuvieron en Rashidin, un suburbio rebelde de Alepo. Mientras que los de las tres localidades rebeldes están detenidos en la zona de Ramusa, controlada por el gobierno, al sur de Alepo.

- Partida "condicionada" -

"La salida de los autobuses está condicionada a la liberación de prisioneros de las cárceles del régimen", explicó el OSDH.

El acuerdo concluido por las dos partes prevé la liberación de 1.500 detenidos en las prisiones del régimen en paralelo a las dos fases de evacuación, según la organización. Una segunda fase del acuerdo está prevista en junio, según los términos del pacto de evacuación de 30.000 personas.

El sábado, la primera operación terminó en una masacre cuando un coche bomba estalló delante de los autobuses que habían salido de Fua y Kafraya. Al menos 126 personas murieron, entre ellas 68 niños, según el OSDH.

El régimen acusó a los rebeldes, que rechazaron cualquier responsabilidad y condenaron el atentado, aún no reivindicado.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, afirmó este jueves que el ataque lo cometieron personas disfrazadas de trabajadores humanitarios. "Alguien que decía distribuir ayuda y atrayendo la atención de los niños provocó esta horrible explosión", dijo en conferencia de prensa.

El destino final de los habitantes de las localidades rebeldes, según el mismo acuerdo, es la provincia de Idlib (noroeste), controlada por los rebeldes y los yihadistas. Los de Fua y Kafraya transitan por Alepo antes de dispersarse en las provincias de Damasco y Latakia (oeste).

- Uso "irrefutable" de gas sarín -

En paralelo, la investigación por el presunto ataque con armas químicas en Jan Sheijun continúa. El miércoles la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) anunció contar con pruebas "irrefutables" del uso de gas sarín o de una sustancia similar en el ataque, que causó 87 muertos, entre ellos 31 niños.

Francia anunció por su parte que presentaría "en unos días" la prueba de que el régimen organizó el ataque químico, lo que refuta el presidente sirio, Bashar al Asad, denunciando que se trata de un episodio fabricado utilizado como "pretexto" para justificar los bombardeos de Estados Unidos a una base aérea siria, el 7 de abril.

Este jueves, Moscú y Teherán sometieron a voto en la OPAQ una propuesta para establecer un nuevo equipo encargado de investigar el hecho.

La propuesta ruso-iraní, según el texto al que tuvo acceso la AFP, exige una investigación "para establecer si se usaron armas químicas en [la localidad rebelde] de Jan Sheijun, y cómo llegaron al lugar del presunto incidente", a pesar de que ya se abrieron pesquisas para averiguar lo ocurrido.

El texto también pide que los investigadores se desplacen a la base aérea de Shayrat, bombardeada por Washington, "para comprobar las acusaciones respecto al almacenamiento de armas químicas" en ese lugar.

El conflicto en Siria empezó en marzo de 2011 como revuelta popular prodemócrática reprimida por el régimen y se convirtió en un conflicto complejo, que implica a grupos yihadistas y potencias internacionales y ha dejado hasta ahora más de 320.000 muertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP