Varios miles de personas participaron el domingo en París de una marcha contra la islamofobia, que dividió a la izquierda, y suscitó críticas por parte del centrista gobierno francés y la extrema derecha.

"Sí a la crítica de la religión, no al odio al creyente", "detener la islamofobia", "vivir juntos, es urgente", se podía leer en carteles de manifestantes en medio de muchas banderas francesas.

El llamado a protestar se lanzó el 1 de noviembre en el diario "Libération", cuatro días después del ataque a una mezquita en Bayona (suroeste) y en un contexto de debate revivido sobre el derecho a usar el velo y el secularismo militante histórico de la sociedad francesa.

"Solidaridad con las mujeres que usan el velo", coreó la multitud, estimada en 13.500 personas, de acuerdo con la firma Occurence que realizó un conteo para un grupo de medios de prensa, entre ellos la AFP.

Según la prefectura de policía de París, participaron unas 10.500 personas.

"Venimos a advertir que hay un nivel de odio que no se debe exceder. Estamos abiertos a las críticas, pero no debemos exceder ciertos límites en la agresión", dijo Larbi, un empresario de 35 años.

"Queremos ser escuchados, abogar por una sociedad mixta y vivir juntos, no ser apartados de la sociedad", enfatizó a la AFP Asmae Eumosid, una mujer con velo, de 29 años y residente en los suburbios de París.

El clima también se ha visto afectado por una serie de ataques yihadistas en Francia en los últimos años, que dejaron más de un centenar de muertos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes