Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestantes se reúnen durante una vigilia cerca del Observatorio Naval el 29 de enero de 2017 en Washington, DC, para protestar contra un decreto migratorio del gobierno para musulmanes de 7 países.

(afp_tickers)

En los accesos a la Casa Blanca resonaban el domingo consignas y cánticos de varios miles de manifestantes en apoyo a los ciudadanos de países musulmanes impedidos de ingresar a Estados Unidos por un decreto del presidente Donald Trump.

"El amor, no el miedo, es lo que da grandeza a Estados Unidos", repetía a coro una muchedumbre ubicada a buena distancia de la residencia presidencial, separada por altas vayas de alambre que cercan la avenida Pennsylvania.

"Este decreto está en verdad contra nuestros principios fundacionales y lo que dice la Constitución", dice Jeff Lockwood, un padre de familia de 44 años, rodeado de numerosos carteles en los que se podía leer "Los inmigrantes son Estados Unidos" o "¡Déjenles entrar!".

También podían verse algunos gorros color rosa, símbolo de la marcha de las mujeres que reunió a millones de personas en Washington la semana pasada.

Trump "dice que esto no es antimusulmán, pero es muy antimusulmán, sobre todo cuando dice que va a cuidar a los cristianos" en los países árabes, dijo indignada Khadija Shakour, una musulmana estadounidense que portaba un velo en la cabeza y un cartel que decía "No a la exclusión religiosa".

Los numerosos manifestantes, que también enarbolaban reproducciones de la estatua de la libertad y banderas de Estados Unidos, están convencidos de que el decreto -que suspende el ingreso de ciudadanos de siete países musulmanes (Siria, Libia, Irán, Iraq, Sudán, Yemen y Somalia) y de los refugiados- burla los valores estadounidense.

"Mi familia judía es solidaria con refugiados musulmanes", escribió Tall Zlotnitsky, de 43 años, en un cartel que sostenían su esposa e hijo. "Llegué sin papeles a los Estados Unidos a los 12 años y me quedé. Estados Unidos me dio la oportunidad", explica.

Cerca de 300 manifestantes también irrumpieron al final del día en el aeropuerto de Dulles, cerca de Washington, para apoyar a pasajeros bloqueados por el decreto firmado el viernes por Trump.

Miles de personas protestaron también el domingo en la terminal 4 del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP