El primer ministro indio Narendra Modi se embarcó el sábado en una pausa espiritual a un día de la conclusión de las maratonianas elecciones de la India después de casi siete semanas trufadas de insultos, violencia y noticias falsas.

En la víspera del séptimo y último día de votación en el mayor ejercicio democrático del mundo, los medios de comunicación locales dijeron que Modi, de 68 años, también iba a pasar algún tiempo en una "cueva de mediación".

Después de haber participado en más de 140 manifestaciones electorales en todo el país, Modi llegó el sábado a Dehradun, la capital del estado himalayo de Uttarakhand, famoso por sus lugares de peregrinación hindúes.

La frenética campaña de Modi, que comenzó en marzo, lo ha llevado a participar en un promedio de tres mítines al día, atravesando a lo largo y ancho esta nación geográficamente diversa de 1.300 millones de personas.

Desde Dehradun, el primer ministro nacionalista hindú viajó a Kedarnath e iba a ir a Badrinath para presentar sus respetos en los santuarios dedicados a la deidad hindú Lord Shiva.

Pero no todo será descanso, ya que se espera que el primer ministro también revise los proyectos de reconstrucción después de que las inundaciones de Uttarakhand en 2013 causaran la muerte de unas 6.000 personas.

Modi está buscando un segundo mandato de los 900 millones de votantes de la India después de llevar a su partido nacionalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP) al poder en 2014, con los resultados previstos el 23 de mayo.

Las encuestas de opinión, aunque poco fiables, predicen que el BJP podría perder escaños esta vez a pesar de su formidable maquinaria de campaña, lo que significa que podría necesitar una coalición para formar un nuevo gobierno.

Su principal rival es Rahul Gandhi, de 48 años, del partido del Congreso, descendiente de la famosa dinastía Nehru-Gandhi de la India.

Los partidos rivales han intercambiado golpes casi a diario, acusándose mutuamente de corrupción, nepotismo y falso nacionalismo.

Como en las elecciones anteriores, las elecciones se han caracterizado por la violencia, más recientemente en el estado de Bengala Occidental, donde se desplegaron decenas de miles de fuerzas de seguridad tras los enfrentamientos en la calle entre el BJP y partidarios rivales del partido regional Congreso de Trinamool.

La gigantesca elección también ha visto una avalancha de "noticias falsas", incluyendo imágenes y videos manipulados, con los dos partidos principales usando legiones de personas para manejar los medios sociales.

"La posibilidad de que el partido gobernante Bharatiya Janata gane la mayoría está decayendo (del 15% al 10%)", dijo el viernes en un informe Eurasia Group, una consultora política.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes