Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato a presidente de Ecuador por el partido Alianza País, Lenín Moreno, saluda a sus partidarios el 22 de febrero de 2017 en Guayaquil

(afp_tickers)

El oficialista Lenín Moreno y el opositor de derecha Guillermo Lasso preparan el último tramo de cara al balotaje en Ecuador que definirá al sucesor del presidente Rafael Correa, en el poder desde 2007.

El comicio abre además un frente de incertidumbre para la golpeada izquierda latinoamericana y el asilo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

"Ya estoy en (campaña para la) segunda vuelta y me fascina. En primer lugar, porque recibimos el cariño de los ecuatorianos, y en segundo lugar, porque a mí me da la oportunidad de oír mejor a aquellos que no votaron por nosotros", dijo Moreno este jueves en Guayaquil (suroeste).

El anuncio del Consejo Nacional Electoral (CNE) del miércoles de que habrá segunda vuelta para elegir presidente para el período 2017-2021, generó calma entre la oposición, que dejó de protestar frente a la sede del organismo en Quito exigiendo transparencia en el recuento.

"Este es el triunfo de todos los ecuatorianos, es el triunfo de la democracia y de la libertad", expresó Lasso el jueves.

Moreno -que fue vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013- obtiene un 39,35% de los votos válidos contra 28,10% de Lasso -un exbanquero conservador- con un 99,58% de las actas escrutadas.

Para ganar en la primera vuelta, Moreno, partidario del actual sistema, que combina un enorme gasto social con altos impuestos y elevado endeudamiento, necesitaba un 40% de los sufragios y una diferencia de diez puntos porcentuales sobre el segundo candidato.

- Cara a cara -

Moreno, cuyo estilo conciliador contrasta con el temperamental Correa, señaló que está abierto a debatir con el candidato opositor. "Ahora es usted y yo", enfatizó.

Lasso se mostró dispuesto. "Tiene que aceptar un debate no en mis condiciones ni tampoco en las de él, sino en las condiciones que planteen los organizadores del debate", apuntó.

El escenario hace prever una durísima campaña entre dos modelos antagónicos, marcada por el deterioro económico y las denuncias de corrupción.

El exbanquero, partidario de fomentar la inversión extranjera y bajar los impuestos para estimular el consumo y la producción nacional, tildó de "triunfo" el demorado anuncio de segunda ronda.

El CNE se puso como plazo hasta el próximo lunes para completar los resultados de las elecciones a la Asamblea Nacional -ahora con dos tercios oficialistas- de los cuales dependerá en buena parte la gobernabilidad del país.

El oficialismo estima que logrará al menos 76 de los 137 curules.

"Hemos ganado con un millón de votos. Hemos ganado la Asamblea. Le vamos a ganar con más de dos millones de votos", declaró Moreno.

- Panorama complicado -

Varios analistas advierten de que el balotaje le complica el panorama al correísmo, pues la oposición podría hacer frente común a pesar de que llegó dividida a estos comicios.

"Es bien difícil para Moreno crecer esos 11 puntos para el 50%. Lasso tiene un abanico mucho más amplio para moverse", explicó a la AFP Santiago Basabe, politólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Pero todo dependerá de las alianzas y del comportamiento de los electores de los otros seis candidatos, que suman un 32% de los votos.

"Prácticamente todas las fuerzas democráticas están convergiendo hacia mi candidatura", expresó Moreno, sin precisar con cuáles partidos ha tejido alianzas.

La exdiputada de derecha Cynthia Viteri, tercera en el conteo con un 16,32%, pidió el voto para Lasso, que atrajo seguidores con su oferta de generar un millón de empleos a lo largo de su gobierno.

"Los dos van a tener que hacer un ejercicio de apertura política. Moreno va a plantear una campaña antioligárquica, dirigida a cuestionar la agenda neoliberal de Lasso, y Lasso tendrá que proponer una agenda social más amplia", comentó el politólogo Franklin Ramírez, también de la FLACSO.

- "Tendré que regresar" -

Correa, un economista de 53 años que modernizó el país y elevó el nivel de vida de los ciudadanos gracias a la bonanza petrolera, advirtió que si gana la oposición tendrá que "regresar más rápido" a la política para evitar que "destrocen todo lo alcanzado".

Y advirtió del revés que, tras el giro hacia la derecha en Argentina, Brasil y Perú en el último año, supondría una victoria de Lasso para la izquierda latinoamericana.

"Hay una nueva derecha pero cavernaria, totalmente entregada al norte. Lasso va a atentar contra la integración regional, se va a cuadrar con los países hegemónicos", denunció Correa el miércoles ante la prensa extranjera en Quito.

El resultado de esta elección además será decisivo para Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012 para evitar su extradición a Suecia por supuestos delitos sexuales que él niega.

Moreno es partidario de mantener el asilo, pero Lasso dijo a la AFP que, de llegar al poder, se lo retirará.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP