Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un manifestante palestino se burla de unos guardias fronterizos israelíes haciendo una pirueta durante los enfrentamientos del 19 de octubre de 2015 cerca del asentamiento colono de Beit El

(afp_tickers)

La escalada de violencia en Israel costó la vida a un eritreo, que recibió un disparo de un agente de seguridad israelí y fue golpeado por una multitud enfurecida que lo confundió con el autor de un atentado.

"Somos un país que respeta la ley, nadie tiene derecho a aplicar sus propias leyes", declaró Netanyahu en la radio pública.

El eritreo, Habtom Zarhum, se encontraba el domingo en la estación de autobuses de Beersheba, una ciudad del sur de Israel, cuando un árabe-israelí mató a un soldado israelí, se apoderó de su fusil e hirió a otras diez personas.

En la confusión, un agente de seguridad disparó contra el eritreo, de 29 años, que corría para protegerse, al cual confundió con un agresor. Un vídeo en internet mostraba este lunes a un agente de seguridad israelí abrir fuego contra un hombre, probablemente la víctima eritrea.

En otro vídeo se veía a varios hombres dando patadas al eritreo, una de ellas en la cabeza, mientras que algunas personas intentaban interponerse. Al ser preguntado por la AFP, el hospital aseguró no poder precisar si Habtom Zarhum pudo haber sobrevivido si no hubiera sido golpeado.

El verdadero autor del atentado en la estación de autobuses, un árabe-israelí de 21 años, Muhanad Jaleel Uqbi, residente en los alrededores de Beersheba, fue abatido después de la agresión.

- "Trágico pero previsible" -

Por su parte, Sari Bashi, director local de la organización Human Rights Watch, calificó su muerte como la "consecuencia trágica pero previsible en un ambiente en el que algunos políticos israelíes animan a los ciudadanos a tomarse la justicia por su mano".

La policía considera "extremadamente grave" la agresión sufrida por el eritreo cuando se encontraba herido en el suelo y no representaba "ningún peligro". El jefe de la policía local ordenó que se localice a las personas que golpearon al eritreo.

Habtom Zarhum, presentado por la prensa como uno de los miles de solicitantes de asilo de su país en Israel, es la primera persona abatida en tales circunstancias en Israel desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia.

Sin embargo, en días anteriores, ya hubo situaciones en que la gente enfurecida buscaba hacer justicia por su propia cuenta, principalmente oriundos de Jerusalén Este, aunque algunos ataques fueron obra de árabes israelíes.

Por otra parte, Netanyahu ordenó suspender la construcción de un muro tendiente a separar un barrio palestino de un barrio judío en Jerusalén Este. El muro, de unos 300 metros de largo, según la municipalidad, será temporal y móvil y su único objetivo es impedir el lanzamiento de piedras y artefactos incendiarios contra los judíos, afirmaron las autoridades de la ciudad. Sin embargo, el muro dio lugar a una fuerte polémica y Netanyahu ordenó que se suspendan los trabajos que se iniciaron sin su conocimiento.

Los palestinos lo comparan con el que Israel construyó en Cisjordania durante la segunda intifada, muro que se convirtió en uno de los símbolos más detestados de la ocupación israelí.

Por su parte, los adversarios de Netanyahu lo acusaron de querer reforzar la división de Jerusalén -cuyo sector palestino (Jerusalén Este) fue ocupado y anexado por los israelíes después de 1967- y, de esa forma, socavar el principio de que toda Jerusalén, tanto Occidental como Oriental, es la capital indivisible de Israel. El muro de Jerusalén es emblemático de la "histeria" a la cual ceden los poderes públicos, afirmó por su parte el diario Yedioth Ahronoth, crítico con Netanyahu.

Jerusalén Este y Cisjordania conocen una escalada de violencia desde el 1 de octubre que hace temer una sublevación de gran amplitud.

Los ataques cometidos por individuos aislados contra soldados, policías y civiles judíos llegaron el domingo al corazón de Israel.

- "Determinada oposicion" -

La ola de violencia preocupa a la comunidad internacional. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, reclamó este lunes el fin de la violencia y llamó a ambas partes a "la contención", confirmando que se reunirá en los próximos días con Netanyahu en Alemania y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, posiblemente en Jordania.

El Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a examinar un proyecto de resolución exhortando a un retorno a la calma y al respeto de las reglas relativas a la Explanada de las Mezquitas, un punto muy sensible de Jerusalén. Una de las ideas que se están barajando, que Israel atribuye a Francia, sería la de una presencia internacional en la Explanada, cosa que Israel rechaza vigorosamente. De hecho, Israel convocó al embajador de Francia en el país, Patrick Maisonnave, para expresarle la "determinada oposición" de su país a esta idea. La idea parece abocada al fracaso, pues Kerry también indicó que Estados Unidos "no persigue que terceras partes" acudan a la explanadas.

AFP