Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una persona sostiene un cartel con la leyenda "Viva México" en una manifestación anti-Trump en Ciudad de México, el 21 de enero de 2017

(afp_tickers)

Decenas de miles de personas salieron a las calles de ciudades de todo el mundo para protestar contra el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, y sus despectivas declaraciones sobre las mujeres, en solidaridad con las movilizaciones en Estados Unidos, que reunieron a cerca de dos millones de personas.

Haciendo eco a multitudinarias protestas en Estados Unidos y el mundo, unas mil personas -la mayoría estadounidenses- manifestaron en Ciudad de México.

"¡No Trump, no racism, USA!" (No a Trump, no al racismo, Estados Unidos!) gritaban cientos de estadounidenses en la transitada avenida Reforma al dirigirse a la embajada de Estados Unidos en Ciudad de México, donde otras 500 personas ya protestaban con pancartas.

"Los derechos de las mujeres, de los afroamericanos, de los gays... todos son derechos humanos y me parece importante no dar marcha atrás, sino extender los derechos incluyendo a más gente", dijo a la AFP Bill Cox, un maestro de 60 años nacido en Nueva York y radicado en México desde hace cinco años.

Los manifestantes gritaban "¡El pueblo unido jamás será vencido!" mientras esgrimían pancartas con rostros árabes, negros, asiáticos y latinoamericanos

En Londres, la mayoría de los manifestantes eran mujeres, aunque también había hombres y niños, y desfilaron desde la embajada de Estados Unidos hasta Trafalgar Square.

Hannah Bryant, una empleada de museo de 34 años, acudió con su hija de cuatro años y ambas llevaban gorros de punto de color rosa rematados por dos puntas, los "gorros vagina", que lucieron manifestantes de Estados Unidos.

"Le he estado enseñando sobre la igualdad y los prejuicios, quiero que vea cuánta gente cree en ello", afirmó.

"Es un sentimiento de solidaridad", aseguró Jill Pickering, un estadounidense de 56 años. "Estoy enfadado, no voté por Trump", añadió.

Los organizadores afirmaron que 100.000 personas acudieron a la marcha, aunque no había ninguna fuente independiente para contrastar los datos, pues la policía no aportó ninguna estimación.

En París, al menos 2.000 personas se concentraron cerca de la Torre Eiffel con pancartas en las que se leía "Libertad, igualdad, hermandad", en referencia al lema nacional de Francia.

"Estoy aquí por las mujeres y por todas las minorías, porque Trump es una amenaza para toda la humanidad", dijo la estadounidense Kendra Wergin, en la treintena.

- Por todo el mundo -

En Barcelona, Roma, Ámsterdam y Ginebra también se llevaron a cabo manifestaciones contra los comentarios de Trump sobre las mujeres.

"Estamos aquí por las mujeres y por los derechos humanos", declaró una estadounidense a la cadena SkyTG24 en Roma.

"Debemos defender los valores democráticos", afirmó Karen Olson, quien organizó la marcha suiza, donde los automovilistas que pasaban cerca tocaban el claxon para mostrar su apoyo.

"Cuando la injusticia se convierte en ley, la resistencia se convierte en un deber", se podía leer en la pancarta que portaba un manifestante de Barcelona.

En Tel Aviv cerca de 1.000 personas desfilaron cerca de la embajada estadounidense, con pancartas en los que podía leer: "El odio no es grande" en alusión al lema de Trump: "Hacer Estados Unidos grande de nuevo".

En Budapest, 400 personas se solidarizaron con los manifestantes de Washington, algunas con pancartas contra la construcción del muro que Trump quiere levantar en la frontera con México.

En Berlín, cientos de personas se concentraron frente a la embajada de Estados Unidos, coreando lemas a favor de los migrantes, en un país que dio la bienvenida a cerca de un millón de personas que huían de la guerra y la pobreza en 2015.

"Sin odio, sin miedo, aquí los inmigrantes son bienvenidos", gritaban.

"Queremos expresar nuestro respaldo a los valores como la democracia, los derechos humanos, la ecología y los derechos de las mujeres", explicó por su parte Johanna Nejedlova, que orquestó la marcha en Praga.

Por otro lado, en Johannesburgo, Sudáfrica, donde los manifestantes enarbolaban pancartas donde se leía "La vida de los negros importa".

En Australia, varios miles de personas salieron a las calles de Sídney y Melbourne. En Nueva Zelanda, cientos de manifestantes se concentraron en la capital, Wellington, y en Auckland.

AFP