Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El jefe negociador de la UE a cargo de las conversaciones de Brexit con Gran Bretaña, Michel Barnier, en la sede de la Unión Europea en Bruselas, el 7 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El negociador europeo del Brexit, Michel Barnier, expresó este jueves su preocupación por las propuestas británicas para solucionar la cuestión de la frontera en Irlanda, al tiempo que se mostró dispuesto a "acelerar" las negociaciones de divorcio.

"Estoy preocupado por lo que veo en la propuesta británica sobre Irlanda e Irlanda del Norte", dijo en rueda de prensa en Bruselas Barnier, quien detalló las nuevas posiciones europeas sobre cinco temas vinculados al Brexit, entre ellos el de la frontera en la isla de Irlanda.

Según Barnier, "Reino Unido quiere que la Unión Europea (UE) suspenda la aplicación de sus leyes, de su unión aduanera y del mercado único, lo que sería una nueva frontera exterior" para el bloque.

"Y Reino Unido quiere utilizar a Irlanda como una especie de prueba para las futuras relaciones aduaneras" con la UE. "Eso no ocurrirá", agregó, máxime cuando los europeos han hecho de la frontera entre Irlanda y la provincia británica una de sus prioridades en las negociaciones.

En su propio documento sobre Irlanda publicado este jueves, la UE pide a Londres "proponer soluciones para superar los desafíos" abiertos con su marcha, prevista para finales de marzo de 2019, ya que "la responsabilidad (...) corresponde a Reino Unido".

El gobierno de Irlanda, país que continuará en el bloque europeo, apoyó en un comunicado el documento de la Comisión Europea, y urgió a Reino Unido a completar sus "aspiraciones" con "compromisos fuertes y soluciones concretas".

Londres también saludó en otro comunicado el documento de la posición europea sobre Irlanda que, a su juicio, demuestra que los objetivos de ambas partes en este asunto están "estrechamente alineados".

- El tiempo corre -

Además de la frontera irlandesa, las prioridades de la UE en las negociaciones se completan con los derechos de los ciudadanos europeos en suelo británico y viceversa, y el monto que debe abonar Londres a sus socios europeos por los compromisos financieros adquiridos como miembro del bloque.

Aunque Londres quiere iniciar rápidamente la negociación del futuro marco de relaciones entre ambos, que podría incluir un acuerdo de libre comercio, los europeos quieren primero "progresos suficientes" en las condiciones del divorcio, especialmente en cuanto a estas tres prioridades.

Al término de la última ronda de negociaciones entre Londres y Bruselas, el 31 de agosto, Barnier estimó que estos progresos estaban "lejos de ser suficientes" para comenzar a discutir del futuro entre la UE y Reino Unido.

"Visto que el tiempo corre (...) y ese tiempo que corre me preocupa, estoy dispuesto a acelerar e intensificar el ritmo de las negociaciones" sobre las condiciones de divorcio, aseguró Barnier este jueves ante la prensa.

El objetivo inicial era comenzar a partir de octubre las discusiones sobre las futuras relaciones comerciales, pero la lentitud de las negociaciones sobre las prioridades ha planteado dudas sobre este calendario.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, consideró "muy difícil" que se registren avances, y por lo tanto pasar a la "fase 2 de las negociaciones" antes de octubre.

La Eurocámara, que deberá validar el acuerdo de divorcio final negociado a ambos lados del Canal de la Mancha, deberá votar a principios de octubre una resolución sobre el progreso de las discusiones, anunció Tajani.

- Jamón y cava -

Además de la frontera en Irlanda, el resto de documentos presentados por la UE este jueves están consagrados a la contratación pública, las aduanas, la protección de datos y la propiedad intelectual.

En este último punto, la Comisión invita a Reino Unido a "poner en marcha (...) la legislación nacional necesaria", para garantizar "la protección continua" de las denominaciones de origen reconocidas en la UE, como el jamón de Parma o el cava.

De cumplirse los plazos, Reino Unido debería convertirse en marzo de 2019 en el primer país del bloque en abandonar el proyecto europeo. Si bien ambas partes, podrían acordar una prolongación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP