Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (c), preside la reunión semanal de su gabinete el 29 de enero de 2017 en Jerusalén

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó este domingo estar decidido a hacer avanzar el lunes en el Parlamento la adopción de un proyecto de ley sobre la legalización de viviendas construidas en la Cisjordania ocupada en terrenos privados palestinos.

Netanyahu ha acelerado el proceso de colonización en Cisjordania y en Jerusalén Este desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, de quien espera recibir apoyo cuando se reúnan en febrero en Washington.

El texto defendido por Netanyahu fue adoptado en lectura preliminar en noviembre y afecta a entre 2.000 y 3.000 viviendas en Cisjordania.

Tiene que ser votado en otras tres lecturas por el Parlamento antes de convertirse en ley.

"Mañana (lunes) presentaremos en la Knesset (Parlamento) esta ley que permitirá adoptar de una vez por todas los asentamientos en Judea-Samaria (Cisjordania) e impedir los reiterados intentos para atacar los asentamientos", afirmó Netanyahu ante el consejo de ministros, según un comunicado difundido por su oficina.

El proyecto de ley legalizaría las llamadas colonias salvajes, esas implantaciones construidas en propiedades privadas palestinas, consideradas ilegales no solo por la comunidad internacional, sino también por la ley israelí.

Con este texto se busca satisfacer y compensar a los colonos en previsión de una evacuación de la polémica colonia salvaje de Amona, en Cisjordania, donde residen unas 40 familias y cuya demolición antes del 8 de febrero fue ordenada por el Tribunal Supremo.

- La embajada de EEUU -

El primer ministro israelí reafirmó este domingo su interés por ver la embajada de Estados Unidos trasladada de Tel Aviv a Jerusalén, en vistas a su primera reunión con Trump

Rompiendo con la línea tradicional seguida por Estados Unidos, Trump prometió reconocer Jerusalén como capital de Israel al trasladar allí su embajada, en contra de la posición de los palestinos y de la mayoría de la comunidad internacional.

"La embajada de Estados Unidos tiene que estar aquí, en Jerusalén", declaró Netanyahu en su consejo de ministros semanal, según un comunicado de su oficina.

"Jerusalén es la capital de Israel y estaría bien que la embajada estadounidense no fuera la única en instalarse y que todas las embajadas hicieran lo mismo. Creo que, con el tiempo, la mayoría de embajadas se instalará aquí, en Jerusalén", agregó.

El exsecretario de Estado estadounidense John Kerry advirtió recientemente contra el riesgo de una "explosión absoluta en la región" si se trasladaba dicha embajada.

El 22 de enero, la Casa Blanca pareció sin embargo descartar un anuncio inmediato sobre el tema. "Estamos solo al principio de un proceso para abordar este tema", afirmó el portavoz Sean Spicer.

La Liga Árabe pidió este domingo al presidente estadounidense que "revise su posición" sobre su controvertido compromiso de trasladar de Tel Aviv a Jerusalén la embajada de Estados Unidos en Israel.

"La posición expresada por el presidente Trump durante el periodo electoral debe ser más prudente", subrayó el secretario general adjunto de la Liga Árabe para los temas palestinos, Said Abu Ali.

"Esperamos que la nueva administración estadounidense revise su posición, de manera a que sirva y preserve su papel de mediador en el proceso de paz", subrayó en unas declaraciones a periodistas en El Cairo, en donde se encuentra la sede de la organización panárabe.

Israel considera Jerusalén en su totalidad, incluyendo la parte oriental anexada en 1967, como su capital indivisible. Unos 200.000 israelíes viven en barrios de colonias en Jerusalén este.

Los palestinos, que suman un tercio de la población de la ciudad, quieren hacer del este de Jerusalén la capital de su futuro Estado.

"La Liga Árabe espera que no haya cambios en la posición estadounidense que considera Jerusalén como una ciudad palestina ocupada", subrayó Abu Alí.

AFP