Navigation

Nuevas manifestaciones en Bagdad antes de una importante reunión del parlamento

Fuerzas de seguridad disparan gases lacrimógenos contra los manifestantes en la plaza Tahrir de Bagdad, el 26 de octubre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 26 octubre 2019 - 08:34
(AFP)

Varios centenares de iraquíes salieron de nuevo a las calles de Bagdad este sábado y se enfrentaron a la policía en la céntrica plaza Tahrir, donde terminaron siendo dispersados con gases lacrimógenos, horas antes de que el parlamento se reúna para debatir sobre las reivindicaciones de estas protestas.

El viernes, una nueva jornada de manifestaciones dejó un total de 40 muertos, sobre todo en el sur de Irak. Muchas de las víctimas murieron asfixiadas por el fuego, otras, alcanzadas por balas.

El sábado, la policía intentó dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, la mayoría jóvenes y desempleados, concentrados en los alrededores de la plaza Tahrir y del puente Al-Yumhuriya, que conduce a la Zona verde, donde se reúne el parlamento.

Los diputados van a debatir durante la jornada "las reivindicaciones de los manifestantes, las decisiones del Consejo de ministros y la aplicación de las reformas", según el orden del día publicado.

Las autoridades iraquíes prometieron llevar a cabo reformas tras la semana de manifestaciones registrada a principios de mes que se saldó con más de 150 muertos.

Pero hasta el momento, el parlamento se ha visto paralizado por las divisiones internas y las sesiones precedentes, que iban a desembocar en cambios en diferentes ministerios, fueron anuladas o aplazadas por falta de quorum.

El jueves por la noche, horas antes de que las manifestaciones se reanudaran, el primer ministro, Adel Abdel Mahdi, se dirigió a la nación pidiendo que se pusieran en marcha algunas reformas, comenzando por la atribución de los puestos de funcionarios.

En un país donde el 60% de la población tiene menos de 25 años, Mahdi también pidió rebajar la edad legal de los candidatos, para favorecer el acceso de una nueva generación a los puestos políticos, donde abunda la corrupción.

Los manifestantes en las calles piden el fin de esa corrupción que carcome las instituciones públicas y también mejores servicios básicos como agua corriente, electricidad, salud y educación.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.