Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Jim Mattis habla durante una rueda de prensa que dio este martes 26 de septiembre en Nueva Delhi

(afp_tickers)

Nuevas sanciones y nuevas acusaciones: Estados Unidos intensificó aun más este martes la presión sobre Corea del Norte, aunque aseguró que quiere una solución diplomática a la crisis nuclear con Pyongyang.

Las tensiones se han redoblado desde que Pyongyang acusó a Washington de haberle "declarado la guerra".

Corea del Norte también dijo estar dispuesta a defenderse abatiendo bombarderos estadounidenses, en una espiral de cruces verbales belicosos con el presidente Donald Trump.

Pero la Casa Blanca tomó la iniciativa, inhabitual, de desmentir el haber abierto la puerta al conflicto con este país dotado del arma nuclear.

Horas después, en Nueva Delhi, el secretario de Defensa norteamericano, Jim Mattis, fue tajante: "nuestro objetivo es resolver todo esto de manera diplomática".

Estados Unidos "conserva paralelamente la capacidad de hacer frente a las amenazas más peligrosas de Corea del Norte (...) pero también de "apoyar a nuestros diplomáticos para contener [la crisis] el mayor tiempo posible", dijo.

El acento puesto sobre la diplomacia tiene lugar en plena guerra verbal entre Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-Un, tras la sexta prueba nuclear de Pyongyang y sus disparos de misiles. El norte justifica su despliegue militar ante la necesidad de protegerse de Washington.

Por su parte, el jefe de la diplomacia norcoreana, Ri Yong Ho, convocó el lunes a una conferencia de prensa en Nueva York para responder a una misión realizada por bombarderos estadounidenses cerca de las costas norcoreanas, y también a las advertencias grandilocuentes de Trump.

"No hemos declarado la guerra a Corea del Norte y, francamente, tal insinuación es absurda", respondió Sarah Huckabee-Sanders, portavoz del gobierno estadounidense.

- Más sanciones -

Paralelamente, el departamento del Tesoro anunció este martes nuevas sanciones contra ocho bancos norcoreanos y 26 ciudadanos de esa nacionalidad considerados "facilitadores" del financiamiento del programa nuclear de Pyongyang y que operan en Chia, Rusia, Libia y Emiratos Arabes Unidos.

Estas medidas son autorizadas por un decreto presidencial firmado la semana pasada en Nueva York por Trump en plena asamblea general de la ONU, dominada por los temores suscitados por los programas balístico y nuclear de Pyongyang.

A esto se añade que el aumento de la retórica bélica entre ambas partes pueda desencadenar una guerra accidentalmente.

"Nadie saldría vencedor de una guerra en la península coreana, que sería todavía peor para la región", dijo un portavoz del ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, en una rueda de prensa.

"Las provocaciones mutuas sólo pueden aumentar el riesgo de una confrontación", añadió, lamentado que "últimamente escuchamos demasiados ruidos de botas".

"Esperamos que los responsables políticos en Estados Unidos y Corea del Norte tengan suficiente sentido común para comprender que recurrir a la fuerza y a la potencia militar no es una decisión viable", agregó.

Seúl también llamó a calmar el juego. Es necesario "evitar una escalada ulterior de las tensiones o enfrentamientos militares accidentales, que podrían degenerar rápidamente", dijo la ministra de Exteriores surcoreana, Kang Kyung-Wha.

El sábado, en una demostración de fuerza, Estados Unidos hizo volar sus aviones cerca de Corea del Norte, añadiendo presión militar a las tensiones verbales.

"Desde que Estados Unidos declaró la guerra a nuestro país, tendremos todo el derecho a tomar contramedidas, incluido el derecho a derribar bombarderos estadounidenses aunque no estén dentro del espacio aéreo de nuestro país", amenazó el canciller norcoreano.

"Tenemos el derecho a volar, navegar y operar en todas partes del mundo donde esté legalmente permitido", respondió el Pentágono.

Tras esta demostración, Corea del Norte reforzó sus defensas sobre la costa oriental del país.

Kim había afirmado el viernes: "castigaré con fuego al senil norteamericano mentalmente trastornado".

Trump antes le había dedicado un: "(Kim) es obviamente un demente al que no le importa privar de comida o asesinar a su pueblo, será puesto a prueba como nunca antes".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP