El Banco Central de Brasil (BCB) recortará el miércoles nuevamente su tasa básica, de 5,5% a un nuevo mínimo histórico de 5%, para tratar de impulsar una economía que tarda en despegar pese al avance de las reformas promercado, según las expectativas de la mayoría de los analistas.

Los expertos apuestan igualmente por un nuevo recorte de la tasa Selic, a 4%, en la próxima y última reunión del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB en 2019, el 11 de diciembre.

La institución realizó doce recortes sucesivos de la Selic entre octubre de 2016 y marzo de 2018, llevándola de 14,25% a 6,5%, y la mantuvo en ese nivel hasta julio de este año, cuando la rebajó a 6%.

El nuevo ciclo fue posibilitado por el avance de la reforma de las jubilaciones, exigida por los mercados para sanear las cuentas públicas. Esa reforma, aprobada definitivamente por el Congreso este mes, prevé un ahorro de 800.000 millones de reales (200.000 millones de dólares) en la próxima década.

Pero la descompresión de la tasas no dinamizó hasta ahora la mayor economía latinoamericana, que vivió dos años de recesión (2015 y 2016) y ya casi tres de débil crecimiento.

El mercado prevé una expansión del PIB de 0,91% este año, por debajo del 1,1% de 2017 y 2018. Un ritmo insuficiente para absorber la desocupación que afecta a 12,6 millones de brasileños. Para 2020, la estimación es de un crecimiento del PIB de 2%.

La inflación, por su lado, debería cerrar 2019 en 3,29%, por debajo del centro de la meta del BCB, de 4,25% (con un margen de 1,5 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo), y llegar a 3,6% en 2020, según la encuesta Focus realizada semanalmente por el BCB.

El economista Mauro Rochlin, profesor de la Fundación Getulio Vargas (FGV) de Rio de Janeiro, se dice pese a todo "optimista". "Los números empezarán a surtir efecto dentro de poco. Brasil puede volver a crecer 3%" ya en 2020, afirma.

- Otras reformas -

"El ciclo de recortes es relativamente reciente, pero con la tasa en esos niveles, los inversores institucionales tendrán que empezar a buscar inversiones de mayor riesgo. La renta fija rinde poco", explica.

Rochlin considera que la reforma de las jubilaciones "es el primer piso" y que a corto plazo tiene incluso "un efecto recesivo", porque afecta a la renta de la población más pobre. "Si no se completa con otras reformas, la inversión no volverá", avisa.

En la lista del ministro de Economía, Paulo Guedes, figura en buen lugar la reforma tributaria, que supone una "reducción de la burocracia", indispensable para acompañar la apertura comercial promovida por el gobierno, dice Jason Vieira, de Infinity Assets.

"Con apertura comercial, pero sin un mercado competitivo, exportaríamos parte de nuestro crecimiento en forma de importaciones", advierte.

- Riesgos del "estilo Bolsonaro" -

Los analistas no ven riesgos mayores para Brasil en las actuales turbulencias de muchos de los países de Sudamérica.

Pero, paradójicamente, temen el impacto del estilo de gobierno de Bolsonaro, plagado de polémicas con aliados e instituciones.

"El presidente representa el mayor riesgo, desde el punto de vista de los inversores extranjeros", que depositan en cambio toda su confianza en Paulo Guedes, asegura Mauro Rochlin, de la FGV.

"Pensábamos que el presidente podría ser contenido, pero sus arranques de elocuencia (...) seguirán representando un riesgo", completa.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes