Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Sun Yong-Ju (c), de 82 años, el primo norcoreano de los hermanos Sun Kum-Soon, de 75 años, y Sun Kyeong-Soo, de 71, se despide desde un autobús tras una reunión familiar en el Monte Kumgang, en Corea del Norte, el 22 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Unos 250 surcoreanos, ancianos en su mayoría, entraron este sábado en Corea del Norte para reunirse con familiares que no han visto en más de 60 años, desde la guerra de Corea (1950-1953), o ni siquiera conocen.

El grupo de surcoreanos viajó al Norte tras concluir el jueves un encuentro similar entre cientos de coreanos de ambos lados, reunidos durante tres días en un hotel del monte norcoreano de Kumgang.

El nuevo grupo de familias se reunirá con sus parientes desde este sábado al lunes. Los surcoreanos viajaron cargados de regalos, como ropa, relojes, medicamentos, comida y, en el caso de muchos de ellos, unos 1.500 dólares en efectivo.

La reunión que terminó el jueves fue apenas la segunda de este tipo en cinco años. Fue posible gracias a un acuerdo concluido en agosto entre las dos Coreas, para reducir la tensión en la península.

El reencuentro, no obstante, está muy vigilado por las autoridades norcoreanas y los contactos se limitarán a seis sesiones de dos horas cada una, algunas en privado y otras en un gran salón, ante las cámaras de televisión.

Actualmente, más de 65.000 surcoreanos están en listas de espera para ser seleccionados y poder reunirse con sus seres queridos del lado norcoreano, de los que se vieron separados por la guerra de 1950-1953.

AFP