Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personas caminando por una ruta cortada en La Paz durante una huelga de conductores de bus, el 20 de enero de 2014

(afp_tickers)

Once personas murieron y 36 resultaron heridas en varios incidentes separados que rodean una huelga del transporte de carga que mantiene bloqueadas cinco regiones de Bolivia, mientras el Gobierno pidió levantar la medida para dialogar.

En el caso más dramático derivado del conflicto, un bus de pasajeros que intentaba eludir los bloqueos sufrió un accidente este martes, dejando un saldo de nueve muertos y 36 heridos, según el comandante de la Policía boliviana, general Edgar Téllez.

Días antes, una mujer pereció de un aneurisma al discutir con piqueteros en un punto de bloqueo, en tanto que, en un confuso incidente, un transportista que bloqueaba una ruta en la frontera con Chile murió a manos de militares ebrios.

Lejos de una solución, el presidente de la Cámara Boliviana de Transporte de carga, Fidel Baptista, anunció que las protestas "se van a masificar más y el bloqueo está más contundente cada día".

La protesta comenzó el domingo en las fronteras con Argentina, Brasil, Chile y Perú, y se extendió luego a varias carreteras del país, donde hay cientos de vehículos varados.

"Existen alrededor de 25 puntos de bloqueo" en rutas centrales, dijo el viceministro del Interior, Marcelo Elío. "La situación es complicada por una medida que no tiene razón de ser", protestó.

- Llamado al diálogo -

Frente al escalamiento de la protesta, "hacemos un llamado al diálogo a los transportistas para que puedan deponer esta actitud y podamos instalar lo más antes posible una mesa de diálogo", planteó Elío, en declaraciones a la prensa.

Desde un punto de bloqueo en Tambo Quemado, en la ruta a Chile, el dirigente Baptista dijo a Radio Panamericana que "hasta este momento no hemos recibido ninguna invitación al diálogo ni verbal ni escrita".

El sector determinó el corte de rutas tras la negativa del Gobierno a reconocer como crédito fiscal las facturas ajenas al rubro, medida que Baptista calificó de "terrorismo tributario".

En opinión del viceministro Elío, "hay una actitud bastante testaruda", puesto que "exigen la creación de un nuevo sistema tributario, la anulación total de las multas y sanciones".

Según el Gobierno, en el fondo hay "un afán, creemos, de presionar políticamente y que perjudica a la población", de cara al referendo nacional del 21 de febrero en que se decidirá si se reforma la Constitución para permitir que el presidente Evo Morales postule a un nuevo mandato hasta 2025.

"Dicen que no se puede tocar la ley tributaria, pero ¿cómo la Constitución se va a reformar si es que gana el Sí (en el referendo)?. Cuando hay voluntad todo se puede", retrucó Baptista.

La viceministra de Política Tributaria, Susana Ríos, consideró que el planteamiento "no es atendible, porque implica la reducción de los recursos del Estado" en recaudaciones por un valor de 1.000 millones de bolivianos (unos 144 millones de dólares).

Baptista salió al cruce y aseguró que "en ningún momento se está pidiendo rebaja, ni se va a pedir, simplemente queremos reglas claras y que se universalice (la validez) de las facturas para que podamos descontar todo lo que gastamos".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP