AFP internacional

Una combinación de imágenes, creada el 17 de marzo de 2017 y difundida por la prisión estatal de Arkansas, muestra a ocho condenados a la pena de muerte. El preso Stacey Johnson es el segundo por la izquierda de la fila superior

(afp_tickers)

Un preso condenado a muerte consiguió un aplazamiento de su ejecución, por orden del Tribunal Supremo estadounidense, horas antes de recibir la inyección letal en una cárcel de Arkansas, informó su abogada.

Stacey Johnson es el cuarto preso en Arkansas que consigue este mes un respiro en cuanto a su condena, frustrando los esfuerzos de las autoridades de aplicar la pena capital a varios presos antes de que caduquen las inyecciones letales.

El aplazamiento de Johnson se logró al presentar un recurso destinado a pedir una vista de evidencias para conseguir una prueba de ADN que le exculpara.

"Estamos agradecidos y aliviados" por el fallo del Tribunal Supremo de Arkansas con respecto a Stacey Johnson", dijo la abogada Nina Morrison, del equipo de Innocence Project, que defiende al condenado.

Morrison argumentó que otro condenado en el corredor de la muerte, Ledell Lee, merecía el mismo derecho a una audiencia.

"Como argumentamos en nuestro escrito, hay una cantidad significativa de evidencias de ADN, que nunca se ha analizado, que podría exonerar al Sr. Lee e identificar al verdadero autor del crimen", dijo.

El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, había planeado que ocho hombres en el pabellón de la muerte fueran ejecutados dentro de un período de 11 días antes del fin de este mes, cuando expiran las dosis de midazolam, un sedante utilizado en las inyecciones letales.

Sin embargo, en medio de la oposición pública a la pena de muerte -incluidas las protestas en la capital estatal, Little Rock, incluyendo al actor Johnny Depp y a un juez vinculado a uno de los casos- los abogados obtuvieron suspensiones para otras tres ejecuciones.

AFP

 AFP internacional