Navigation

Para EEUU, Hamas es responsable por matanza en Gaza a causa de embajada

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Jared Kushner, asesor y yerno del presidente Donald Trump, y su esposa Ivanka Trump, el 14 de mayo en la apertura de la embajada de EEUU en Jerusalén afp_tickers
Este contenido fue publicado el 14 mayo 2018 - 18:23
(AFP)

Estados Unidos responsabilizó este lunes al grupo radical Hamas por la matanza de manifestantes palestinos a manos de Israel que protestaban por la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén.

"La responsabilidad por estas trágicas muertes es directamente del Hamas", dijo un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, en relación a la violencia registrada en la jornada y que desató una oleada global de indignación.

Fuentes coincidentes apuntan que por lo menos 55 manifestantes resultaron muertos a causa de la represión israelí, y el número de heridos se estima en centenas, posiblemente hasta 2.000 manifestantes.

Al ser presionado este lunes en la Casa Blanca para comentar las muertes palestinas en Gaza por fuego israelí, Shah dijo que "no se puede perder de vista que Hamas tiene responsabilidad por esta situación".

La declaración de Shah rompió el silencio que había mantenido el gobierno estadounidense sobre la matanza, en momentos en que celebraba ruidosamente la apertura de la embajada en Jerusalén.

Es "un gran día para Israel", aseguró el presidente Donald Trump en Twitter.

En tanto, el vicepresidente Mike Pence señaló que "gracias al liderazgo del presidente, hoy celebramos que estamos haciendo historia".

Por su parte, el secretario de Estado, Mike Pompeo, emitió una breve nota oficial en la que reafirmó el compromiso de Washington con una "paz global y duradera entre Israel y palestinos".

"Hoy estoy orgulloso de celebrar la apertura de la embajada de Estados Unidos ante Israel en Jerusalén. Este evento hace realidad una promesa formulada por el presidente Trump", expresó el jefe de la diplomacia estadounidense.

La Casa Blanca divulgó este lunes un comunicado en el que señala que la inauguración de la embajada cumple de forma "rápida y eficaz" una promesa de campaña, y se distancia de sus antecesores.

En el ámbito político más allá de la Casa Blanca, numerosas voces se sumaron al aplauso, en un gesto directo a la base electoral, mayoritariamente evangélica, de Trump y de su vicepresidente Pence.

- Fiesta en medio de la violencia -

El tono de celebración contrastaba abiertamente con las imágenes del baño de sangre que tuvo lugar en Gaza durante la inauguración de la embajada en Jerusalén.

De acuerdo con el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, la represión israelí de las protestas provocó la muerte a por lo menos 52 personas, incluyendo ocho menores de 16 años, y unos 2.000 heridos.

La gravedad de la situación es tal que varios gobiernos europeos formularon un urgente llamado a la "calma" y la "moderación", y Kuwait pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para el martes.

Turquía acusó a Israel de practicar "terrorismo de estado" por la represión de este lunes. Al mismo tiempo, los gobiernos de Reino Unido, Francia, Rusia, Noruega, Egipto e Irán, así como la Unión Europa, expresaron su preocupación por la gravedad de la situación.

El gobierno de España afirmó sentirse "consternado por el elevado número de manifestantes muertos y heridos"; la canciller de Noruega, Ine Eriksen Søreide, apuntó que "es inaceptable disparar balas reales contra los manifestantes".

Por ahora, solo los gobiernos de Guatemala y Paraguay anunciaron su intención de sumarse a Estados Unidos y trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén.

Estados Unidos utilizó la apertura de la nueva legación para reafirmar su interés en el éxito de un proceso de paz entre Israel y los palestinos, y varios funcionarios dijeron estar convencidos de que el traslado de la sede diplomática es un gesto positivo en esa dirección.

"Al reconocer finalmente a Jerusalén como capital de Israel, Estados Unidos ha optado por los hechos en vez de la ficción. Y los hechos son los fundamentos de una paz justa y duradera", apuntó Pence.

Al hablar en la Casa Blanca, Shah desestimó que la apertura de la embajada en Jerusalén y la explosión de violencia puedan "herir" el plan de paz que el gobierno estadounidense pretende proponer a israelíes y palestinos.

Trump dejó en manos de su yerno y asesor, Jared Kushner, la tarea de delinear una propuesta de paz entre israelíes y palestinos, pero el manto de secreto que envuelve a la idea ha llevado a diplomáticos extranjeros a cuestionar si realmente existe.

De cualquier forma, los negociadores palestinos ya adelantaron que la apertura de la embajada en Jerusalén elimina a Estados Unidos de cualquier mesa de diálogo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.