Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exprimer ministro y candidato conservador, Nicola Gruevski, en rueda de prensa en Skopje (Macedonia), el 11 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Los principales partidos albaneses de Macedonia, que jugarán un papel crucial para la formación del próximo gobierno, acordaron unas exigencias comunes, principalmente para la instauración del bilingüismo a nivel nacional, anunciaron el sábado medios locales.

En el país, mayoritariamente eslavo ortodoxo, las legislativas de diciembre no dieron una victoria determinante ni al partido de derechas en el poder (VMRO-DPMNE, 51 escaños de 120) ni a los socialdemócratas (SDSM,49).

Les será imposible gobernar sin los 18 diputados de la minoría albanesa que representa entre el 20 y el 25% de los cerca de 2 millones de habitantes.

Sus partidos han estado divididos durante mucho tiempo.

Hasta ahora aliado de los conservadores en el gobierno saliente, el DUI acordó con Besa y la Alianza por los Albaneses la creación de una plataforma común para llevar a cabo negociaciones en la formación del gobierno.

Desde las elecciones, sus responsables habían sido recibidos en varias ocasiones por el primer ministro de la vecina Albania, Edi Rama.

Para apoyar al próximo gobierno, todos ponen como condición el cambio de la Constitución para introducir el albanés como segunda lengua oficial a nivel nacional.

La plataforma común defiende también la representación de los albaneses en las instituciones.

Sin embargo, los dirigentes del VMRO-DPMNE y del SDSM se habían expresado durante la campaña en contra de los cambios de orden constitucional.

El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, debería nombrar el lunes un primer ministro, muy probablemente, Nikola Gruevski, que dispondrá de 20 días para formar gobierno.

Las legislativas del 11 de diciembre estaban destinadas a sacar a Macedonia, un país candidato a entrar en la Unión Europea, de la grave crisis política que paraliza al país desde principios de 2015.

AFP