Los pasajeros de un crucero que había sido rechazado en varios puertos de Asia por temor a que pudieran transmitir el nuevo coronavirus comenzaron finalmente a desembarcar el viernes en un puerto de Camboya.

El primer ministro Hun Sen dio la bienvenida a unos 100 turistas, que fueron recibidos con ramos de flores al desembarcar después de dos semanas de deambular por el mar en busca de un puerto.

El crucero Westerdam, con 2.257 pasajeros, había zarpado de Hong Kong el 1 de febrero y tenía previsto terminar su viaje en Yokohama, Japón.

Sin embargo, el barco fue rechazado en Japón, Guam, Filipinas, Taiwán y Tailandia, ante los temores de entre las personas a bordo haya personas contaminadas con el COVID-19, un nuevo coronavirus que ya provocó la muerte de casi 1.400 personas.

Camboya, un firme aliado de China y que recibe un enorme volumen de ayuda anual proveniente de Pekín, aceptó que el crucero pueda atracar en Sihanoukville.

"Camboya hace esto porque presta más atención a los derechos humanos (...) respetamos los derechos de las más de 2.000 personas en el barco", dijo el viernes el primer ministro al dar la bienvenida a los turistas.

"No somos un país rico, pero simpatizamos con los pasajeros varados en el barco", añadió.

Las primeras 100 personas, cuyos vuelos a casa fueron proporcionados por el operador de cruceros Holland America, fueron recibidos con jazmines y bufandas camboyanas tradicionales.

Desde la cubierta del Westerdam, el resto de los pasajeros saludaban y vitoreaban.

Se permitirá que todos desembarquen, dijo Hun Sen, después de que no se encontraron casos de coronavirus a bordo.

La pasajera Christina Kerby, quien mediante publicaciones en redes sociales informaba sobre lo que ocurría a bordo del crucero, señaló que estaba "llorando" por la cálida recepción. "La muestra de apoyo es abrumadora", tuiteó.

Una turista dinamarquesa que se identificó apenas como Lina dijo a AFP que "estamos todos muy contentos de poder retornar a casas, y también estamos todos muy contentos de que Camboya hasta tornado esto posible".

Camboya es uno de los pocos países que ha optado por no retirar a sus ciudadanos de la ciudad china de Wuhan, centro de la epidemia de COVID-19, y el gobierno ha insistido en que los camboyanos deben mostrar solidaridad con los chinos.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes