Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ganador de las elecciones legislativas, Pedro Passos Coelho (i), conversa con el líder del Partido Socialista, Antonio Costa (d), el 13 de octubre de 2015 en Lisboa

(afp_tickers)

El primer ministro saliente de Portugal, Pedro Passos Coelho, ganador de las elecciones legislativas, acusó este miércoles al partido socialista de "chantaje" para intentar imponer su propio programa político a cambio de su apoyo para formar gobierno.

"Está claro que no voy a gobernar con el programa del partido socialista, ni voy a someter al país a una especie de chantaje político, en el que los perdedores impongan sus condiciones a los ganadores", declaró a la prensa Passos Coelho. "Me niego a que el país sea el rehén de un juego político partidista, que no está en la tendencia de lo que fue el resultado electoral", insistió.

Tras cuatro años de austeridad, la coalición de derecha fue la fuerza más votada en las elecciones del 4 de octubre, frente a los socialistas, pero perdió la mayoría absoluta, en un momento en el que creció el voto de izquierda.

Passos Coelho recibió el encargo del presidente, Anibal Cavaco Silva, para formar un gobierno "estable y duradero", pero las discusiones con el PS están estancadas, tras una segunda reunión infructuosa el martes.

"No tengo previsto reunirme de nuevo con el partido socialista para hacer como que buscamos un resultado mientras el PS no aporta nada", advirtió este miércoles.

El líder de los socialistas, Antonio Costa, quiere dar "vuelta a la página de la austeridad" e intenta aglutinar a sectores de izquierda como el Partido Comunista y el Bloque de Izquierda, para encabezar un "gobierno alternativo".

El jefe de Estado podría designar al primer ministro a partir de la semana próxima, tras la publicación de los resultados definitivos del escrutinio, una vez que se haya consultado a todos los partidos con representación parlamentaria.

AFP